Pain au chocolat

  Cuando creía que Los 40 en París habían desaparecido de mi cabeza, de mi pensamiento, de mi realidad.
Después de tanta lluvia que borra todos los rastros, hoy la vida me llevó a las 14 hs. a visitar una clienta en la calle Seguí.
La primera vez que fuí allí fué con mi socio a ver un jardín, en su camioneta, y nos fuimos de allí de la misma manera.
Hoy viajé en dos colectivos más subte desde Agronomía para llegar a horario a mi entrevista.
Una vez terminada mi tarea caminé, a contramano del tránsito, lentamente y pensando en como llegar a avenida de Mayo para seguir trabajando.
Un cartel atrajo mi atención, en el estaba la torre eiffel y un texto: Les Macarons de París.

Luego decía baguette una pizarra, miré a través de la puerta vidriada y dentro de una campana de cristal lo ví :

Pain au chocolat

Pain au chocolat repetí varios días en París no sólo por el exquisito sabor sino por el placer de decir: Pain au chocolat y para estar segura de que no era un sueño, de que esta vez era real: estaba en París.

Lo ví, entré casi corriendo cambiando el ritmo que llevaba en la vereda, le pregunté si conocía parís  a la mujer que estaba detrás del mostrador, respondió sonriente mientras me mostraba las fotos que ella misma había tomado en su visita.

Me ofreció calentarlo, accedí sin pensar suponiendo que sabía lo que decía (y efectivamente caliente es delicioso), cuando se retiró para darle calor a su obra de arte volví mi mirada a la pared : siempre nos quedará París, estaba escrito en su pared. No pude sino pensar en Daniel, siempre me hablaba de henry bogart cuando enciende su cigarrillo, de esa escena única e irrepetible del cine.
Prometí volver, tomé mi bolsa y caminé apenas 5 metros, no más que eso, no menos y el llanto me invadió. Yo se que extraño París, lo sé pero es como si estuviera adormecido el sentimiento, lo tapo con ocupaciones y preocupaciones.
Hoy, el calor que desprendía la bolsa, la sensación del chocolate derritiéndose en mi paladar, el precio igual a lo que lo pagaba en París, la elegancia del café boutique, la frase de Casablanca: todo todo me recordó mi sueño, Los 40 en París, lo mejor de mi sueño!

esta imagen la saqué de internet, es del lugar mágico donde hoy comí el Pain au chocolat mágico que me transportó a París.

Acerca de Los 40 en París

Soy una mujer argentina, de 39 años con sueños, quien no!?, madre de tres hijas preciosas. Al celebrar mis 39 años en la Reserva Ecológica de Costanera Sur, tuve un hermoso sueño, uno de los más bellos que he tenido, que se transformó de a poco en un fuerte deseo y que ha venido creciendo hasta hoy tener identidad propia, por que digo propia? ya no es un sueño solo mío, el nombre lo dice, es para compartir, Los 40 en París puede ser para cualquiera, y eso me llena de alegría. Lo he comprobado cuando le cuento a mis amigos, y hasta clientes, se estremecen de oír mi relato. Por eso me atrevo a exponerme, para lograrlo y compartirlo, por que no!?

24 agosto, 2012 | Los 40 en París

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *