La suerte está echada

Júpiter en Géminis realiza un movimiento retrógrado por un  periodo de cuatro meses; desde el 4 de este mes hasta el 30 de enero del 2013.

Todos los temas relacionados con este benéfico planeta como el crecimiento, felicidad, riqueza,  filosofía,  sistemas de creencias y  expansión pueden ser fuente de introspección. La extravagancia y la pérdida de indulgencia junto con el dogmatismo religioso y/o  problemas morales serán los temas preponderantes durante este movimiento.

La frase de Julio Cesar utilizada en el titulo se usa cuando ciertas situaciones no tienen vuelta atrás. Sin embargo, Júpiter,  que está actualmente ubicado junto a una estrella muy afortunada de la constelación Orión llamada Rigel,  otorga riqueza, felicidad y una naturaleza caritativa.

Júpiter en Géminis es curioso, inquisitivo, con necesidad de comunicar y aprender de los demás, hasta también la parte superficial, como lo dije en un post anterior “parole, parole, parole” pero al estar desandando sus pasos a través de Géminis, la comunicación primordial será con uno mismo para conseguir estar en contacto con la integridad personal.

La lección principal que Júpiter nos da con su retrogradación es que “al hombre osado, la fortuna le da la mano”. No es aconsejable comenzar actividades comerciales ya que un negocio que empiece en este periodo se conectara con preocupaciones altruistas y caritativas sin brindar beneficio económico aunque es óptimo para iniciar acciones filantrópicas o proyectos de recaudación de fondos.   En realidad, es un tiempo apto para regenerar cualquier proyecto o relación que esté trunca.

 Ahora bien, cuando el transito de Júpiter está afligiendo planetas en su carta natal,  se encontrará cara a cara con falsedades según el área de vida por el que pase.La deslealtad y la falta de honradez estarán presentes. Evite las promesas. Se verán los resultados de las semillas plantadas en el pasado. 

También Júpiter retrógrado es favorable para retomar cursos o carreras abandonadas si estamos seguros interiormente de poder llevarla a cabo. 

Estos cuatro meses nos enseñarán la importancia de aprender de la experiencia; siempre y cuando se mantenga despierto a las señales ya que como dice el refrán “el gato dormilón, no pilla ratón”. 

ASTROCOACH…para ver la vida desde otro lugar.

 

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *