Rucci, Lijo, Jauretche y la estrella montonera

José Ignacio Rucci no termina de morir: el martes 7 de agosto, tres días antes del fallo del juez Ariel Lijo que atribuyó el asesinato a Montoneros y, por esa razón, consideró que ya prescribió y que no debe ser investigado, me llamó por teléfono el hijo de uno de los jefes guerrilleros que, según mi libro Operación Traviata, ¿quién mató a Rucci?”, participó de ese atentado: me invitaba a almorzar con algunos “compañeros” que le aseguraban que el ataque había sido realizado, en realidad, por la CIA. Se lo notaba contento: un hijo tratando de que su padre, que fue muerto durante la dictadura, no hubiera integrado aquel comando montonero; tratando de salvarlo.

Ese mismo martes, por la tarde, el ex subsecretario de Asuntos Municipales del gobierno de la provincia de Buenos Aires, Ernesto Jauretche, recibió en una dependencia de la Jefatura de Gabinete del gobierno nacional la “Estrella Federal” de ocho puntas, el símbolo de Montoneros, por su militancia en aquella organización político militar. La distinción fue entregada por el diputado kirchnerista Edgardo Depetri, y la locutora del evento destacó la militancia actual de Jauretche, sobrino y colaborador de don Arturo, un recordado intelectual, en “el proyecto nacional y popular” de la presidenta Cristina Kirchner.

El acto fue en la Escuela Nacional de Gobierno de la Jefatura de Gabinete, que encabeza Juan Manuel Abal Medina, sobrino del primer jefe montonero, Fernando Abal Medina, aunque hijo de Juan Manuel Abal Medina, que no era precisamente guerrillero sino que siempre estuvo más identificado con el nacionalismo católico.

En su largo fallo, el juez Lijo dedicó varios párrafos a Ernesto Jauretche, quien apareció en la causa judicial por la declaración testimonial de Manuel Urriza, quien era su jefe como ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires el 25 de septiembre de 1973, cuando Rucci fue asesinado. Las detenidas menciones de Lijo a Jauretche (destaca, por ejemplo, las funciones que cumplía en aquel gobierno provincial) no se entienden bien ya que ni siquiera lo citó a declarar.

Tampoco se entiende que Lijo no haya reparado en que se trata de la misma persona que alquiló el departamento de Avellaneda y Artigas que habría sido utilizado como cuartel general por el grupo que atacó a Rucci. Este dato se lo acerqué al juez luego de haberlo publicado en la revista Noticias el 8 de diciembre de 2011, pero no lo investigó; por el contrario, Lijo siguió fijado en un error cometido por mí en la primera edición de Operación Traviata, en 2008: por una información errónea consignada por una fuente que insisto en no querer revelar, ubicaba al “cuartel general” en otra dirección.

Entiendo que esta falla de Lijo ha sido muy conveniente en su intención de archivar la causa sin hacer olas, es decir sin citar a determinados testigos.

El dato sobre la dirección del departamento alquilado por Jauretche y su esposa de aquel momento me fue alcanzado por un lector que lo extrajo de la biografía de Rodolfo Galimberti, escrita por los colegas Roberto Caballero, actual director del diario Tiempo Argentino, y Marcelo Larraquy.

De todos modos, gracias al fallo de Lijo sabemos ahora que el asesinato de Rucci fue cometido por Montoneros en el marco de su disputa política con el general Juan Domingo Perón, que había ganado las elecciones dos días antes de aquel atentado. No fue la Triple A ni la CIA. Ésa es la hipótesis principal de mi libro. Hasta ahora, los jefes sobrevivientes de Montoneros nunca reconocieron en forma pública este asesinato; ahora que la causa ha sido archivada, considero que es un error tremendo, hasta porque provoca que el hijo de uno de los atacantes, que al final pertenecía a una organización verticalista y militarizada, donde las órdenes no se discutían, no pueda cerrar el pasado de su papá.

Notas relacionadas:
No juzgarán a los asesinos de Rucci
Una buena noticia para Firmenich
Operación Traviata, el especial de Perfil.com
La Triple A, especial multimedia de Perfil.com

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Sin categoría


Comentarios

  1. Según tengo entendido, para que los crímenes sean de lesa humanidad, tienen que cometerse desde el estado o desde un grupo amparado por el estado, como es el conocido caso de la Triple A.
    Yo digo, ¿No era Montoneros una organización apoyada abiertamente por J. D. Perón? Obviamente, el demagogo quiso sacárselos de encima y los “expulsó” de la plaza, pero ¿No cometieron crímenes mientras gozaban de la simpatía de Perón?

    • Sergio Arias: Obvio que fue así, Perón los endulzó y los usó hasta que se les fueron de las manos. Por lo tanto mi sospecha (no comprobada, por lo que no tengo pruebas, la orden fue de él y los montos la ejecutaron). Lo que pasa es que esto es imposible de comprobar.

  2. Lo terrible de nuestra Historia Argentina, es que a veces, justamente por no trabajarla, no revelarla, vuelve en bloque y se nos cae por la cabeza. Montoneros, no fueron peronistas. Desde el hecho mismo de haber cuestionado a Perón, de haberle disputado su verticalidad, su estrategia, su doctrina, y de no aber acatado la paz que el líder pregonó luego de haber vuelto al pais. Si los usó o no, queda a consideración de la hora política. Pero, que, le arrojaron el cadaver de Rucci sobre el escritorio, ellos mismos lo dijeron en reportajes, libros y comentarios. Y despues, se dieron cuenta que fue un error. Lo de hoy, es tan terrible como lo de ayer, de ese ayer, porque reafirma el asesinato político de entonces, y reacomoda por causas políticas, una historia que ocurrió y que tuvo culpables confesos. Terrible, para la historia, mucho más, para la política.

  3. A todos quienes, pese a las abrumadoras evidencias q surgen d bibliografia REVISIONISTA D LA FALAZ HISTORIA OFICIAL, siguen negando q fue necesario derrotar a los ejércitos terroristas x medio d las FFAA profesionales d la NACION, es necesario demostrarles q aquellos BATAYONES MILITANTES eran BATALLONES D MILICIANOS en plenas acciones bélicas dentro del TERRITORIO D LA PATRIA. ¡LIBERTAD AL LIBERTADOR GRAL. VIDELA Y SUS CAMARADAS VENCEDORES D LA INTENTONA CASTRCOMUNISTA!

  4. Siempre se supo que José Ignacio Rucci fue asesinado por los montoneros. El asesinato fue planificado y ejecutado por la “Columna Capital” de Montoneros. En la úlima reunión fueron elegidos para fusileros Perdía y Roqué.A las 12y11 del 25 de septiembre de 1973,Perdía dió la orden de tirar,porque Rucci acababa de salir de su domicilio de Avellaneda 2953.Perdía con una itaka y Roqué con un FAL,dieron comienzo a la ejecución.Lo asesinaron cobardemente y huyeron.A las 12y30 ,los agresores,un comando de once personas,habían huído.Los montoneros nunca se hicieron cargo de sus crímenes,se lavan las manos siempre.Pero los que vivimos esa terrible época del terrorismo sabemos la verdad, por más que ellos la nieguen.

  5. Este artículo es tendencioso y falaz. Los montoneros fueron chicos idealistas que iban a las villas a dar catequesis y fueron perseguidos y muertos por pensar distinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>