Bonafini, una fascista de izquierda

handle404

El “fascismo” como actitud hacia los otros no es de izquierda ni de derecha; hay fascistas de izquierda y fascistas de derecha, aunque tal vez mas apropiado seria decir que hay autoritarios de izquierda y autoritarios de derecha. Un buen ejemplo es Hebe de Bonafini, quien ha vuelto a ocupar las primeras planas de los diarios con sus criticas y amenazas a la Corte Suprema de Justicia y a los jueces que no fallan de acuerdo con los intereses y deseos del kirchnerismo.

Bonafini siempre ha sido así, no se le puede reprochar falta de coherencia: nunca ha tenido estima sobre la democracia basada en partidos que compiten lealmente por el poder y en la alternancia en el gobierno, ni en la división de poderes. Incluso, su visión de los derechos humanos es limitada: hay que respetar los derechos humanos pero sólo de quienes piensan como ella; por ejemplo, Rucci, en tanto “burócrata traidor a su clase”, no tenia derechos humanos como tampoco los tienen su viuda y sus hijos.

También otros liderazgos de las organizaciones de Derechos Humanos piensan como ella, sólo que no lo dicen.

Esta actitud de Bonafini fue útil al movimiento de los derechos humanos en la dictadura, cuando hubo que enfrentar a fascistas también auténticos en el esplendor de su poder. “Frente a los fascistas, lo mejor fue que surgiera otra fascista, Hebe”, suele decir una dirigente de aquellos tiempos, que rescata la tarea de Bonafini cuando eran muy pocos los que se animaban a reclamar.

El tiempo paso y ahora estamos en democracia, desde hace casi 30 anos. Es admirable que, sin cambiar su estilo y sus creencias, Bonafini haya podido permanecer como un referente de los derechos humanos. Creo que eso dice mucho de nuestra cultura política y de la calidad de nuestros dirigentes: políticos y empresarios que tienen cola de paja por su escaso compromiso con los derechos humanos en el pasado reciente, una Iglesia Católica que aún no se atreve a debatir abiertamente sus fallas durante la dictadura y medios de comunicación que aplaudieron a los militares o que ahora quieren jugar a un progresismo vacío.

Bonafini, que es astuta y audaz, ha aprovechado esas debilidades para seguir vigente. Sus recientes declaraciones han desnudado a la reina de los derechos humanos, pero el problema mayor es que una creación nuestra, colectiva.

Nota relacionada: De aliados a “monjes negros” de Hebe

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

  1. El gobierno nacional se sirve de “soldados” que disputan la batalla por ellos presentada en distintos frentes.
    Moreno -gran soldado- es uno de ellos.
    Otro es Hebe, no tengo dudas.
    Es obvio que ante la cobertura de una bandera por desaparición de dos hijos, a esta mujer no hay por donde entrarle por más que no sea apropiada su técnica de choque para favorecer la democracia. Pero nunca se ahondó en ese corrillo que desde hace años dice que sus hijos están vivos y viviendo en Europa. Será cierto?
    Porque la legitimación es la desaparición de sus hijos, si estos no están desaparecidos se acaba el documento y no representa a nadie.
    Por lo demás, habrá que esperar mucho tiempo -si es que no prescriben las causas antes- para saber si todo lo que Schoclender le achaca es cierto. Mientras tanto, la democracia sigue aflojando y el país se va desguasando en su tejido social.
    Esto es lo que sucede hoy en la Argentina, además de la escalinata del dólar hacia el cielo y un empobrecimiento mayúsculo para una clase media en desaparición incipiente .

  2. Mis comentarios se basan en noticias que han dado todos los medios gráficos, unclusive ustedes, y que representan las contradicciones de una persona pública en los primeros planos de la política argentina.
    Lo demás, si molesta, es porque en realidad nadie quiere hablar de lo que “NO SE DEBE”.
    Viva la democracia y la libertad de expresión!!!!

  3. Los derechos humanos, son para protegernos a todas las personas a cerca de distintos tipos de situaciones, las personas que están a cargo de ese departamento de gobierno, pueden ser de derecha o de izquierda, tienen la obligación de escuchar al pueblo en sus demandas, y no abusar del puesto en el que se encuentran, e utilizar sus influencias a su conveniencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *