¿Quién “inventó” el impuesto a las ganancias?

Hay muchas versiones, pero a mí me gusta la que voy a relatar.

La historia de la sociedad se ha visto especialmente incidida por el impacto de la tributación, tanto en los acontecimientos políticos, como en la modificación de la estructura económica de los estados.  La cuestión de los impuestos ha sido factor decisivo en el nacimiento del moderno estado de derecho.

Es conocido el origen que tuvo la Carta Magna inglesa (1215), “arrancada” al Rey Juan Sin Tierra, tras los furiosos reclamos que hicieron los barones ingleses, por la excesiva carga fiscal y la desigualdad en el tratamiento impositivo.

En la obra “Orígenes de la Francia Contemporánea” (del historiador francés Hipólito Taine), se reseñan los múltiples impuestos, tasas y derechos que el pueblo francés debía soportar por aquel entonces. En el otro extremo, a medida que aumentaba la nobleza en el Palacio de Versailles, los Reyes Luises iban eximiendo de tributos a la corte y el clero. Esta discriminación odiosa y privilegiada a favor de unos pocos, unida al despilfarro de la alta nobleza, no podía soportarse por mucho tiempo y, en definitiva, fue uno de los detonantes principales de la histórica Revolución.

La cuestión de lo que hoy identificamos como “capacidad contributiva” y “progresividad tributaria”, fue inmediatamente introducida por los revolucionarios. Uno de los más destacados fue Maximilien Robespierre (Fr. 1758-1794), diputado, presidente por dos veces de la Conveción Nacional, y líder indiscutible de la facción más radical de los jacobinos.

Robespierre presentó una propuesta de reforma impositiva en un notable discurso ante la Convención, en 1793. En rigor, este cambio tan sustancial se concretó bajo la forma de un sucinto y muy preciso artículo que tuvo una efímera vigencia; duró lo que la cabeza del líder de los “jacobinos” tardó en rodar bajo la guillotina. El artículo aprobado por la Convención decía: “Los ciudadanos cuyas rentas no excedan lo necesario de su subsistencia, deben ser dispensados de contribuir a los gastos públicos. Los otros deben soportarlos progresivamente según la magnitud de su fortuna”.

Toda la base conceptual del impuesto a la renta (conocido en nuestro país como impuesto a las ganancias) está contenida en esas dos frases genialmente enhebradas:

1.) El ingreso bruto (llamado renta) 2.) Un límite o deducción (que refleje lo necesario para la subsistencia) 3.) El ingreso sujeto a impuesto (resultante de restar al ingreso bruto lo necesario para la subsistencia) 4.) Una escala progresiva de imposición.

Lo que, mucho tiempo después, permitiría a Due y Friedlander decir, en su monumental obra, “Análisis económico de los impuestos y el sector Público”, que, “una de de la ventajas propias del impuesto a la renta, reside en su capacidad de ajustar los pagos de impuestos sobre la base de circunstancias personales que afectan la capacidad contributiva”.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

  1. Al menos permitan deducir gastos reales (escuela, gastos médicos, alimentos, etc) , no sólo los topes (ridículos) por cónyuge, hijos, etc.

  2. El impuesto a los réditos (creado en 1933 por Federico Pinedo abuelo) rigió hasta 1975 en el que junto con el IVA nació el impuesto a las ganancias

  3. Cr. LoCane, ¿puede hacer un post sobre todos los impuestos que gravan al ciudadano a modo de ejemplo? xxx% de tasas + xxx% de IB + xxx% …
    Gracias.

  4. Estimado Sr. :necesitaría saber quién (y cuándo) gravó el impuesto a las ganancias para los jubilados.
    gracias.

  5. Contador LoCane: muy valioso e ilustrativo su anàlisis acerca del “inventor” del impuesto a las ganancias. Salvo en un punto (lo concerniente a lo decisivo de los impuestos en el nacimiento del moderno Estado de Derecho), en lo demàs concuerdo. Por supuesto que resulta ilusorio pretender que en breves palabras pueda el autor de la nota explayarse mayormente sobre situaciones conectadas entre sì, por ejemplo, el planteo por demàs lògico e inteligente de “Else”, quien hace hincapiè en la circunstancia de “quien y cuàndo comenzò a aplicarse el impuesto a las ganancias a los jubilados en nuestro paìs”. Serìa interesante conocer la verdad històrica e ese “gravamen” a “un derecho”. Pareciera un verdadero despropòsito, ¿verdad?

  6. el ingreso menos lo necesario para vivir esta bien, pero en el caso de los jubilados, a los cuales no se le incrementan los haberes como corresponde, siguiendo un porcentaje de acuerdo a la clase activa, el impuesto pasa a ser una burla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>