Uruguay: Ventajas tributarias y nuevas reglamentaciones de transparencia

Hace rato que Uruguay dejó de lado las sociedades anónimas financieras de inversión (SAFI) que funcionaban como una especie de sociedades offshore para extranjeros, pero no deja de ofrecer plataformas e incentivos tributarios legítimos a inversores de otros países. Algunas de los principales productos que ofrece el país vecino son:

Sociedades de inversión holding. Tienen por objeto principal participar en el capital de otras sociedades. Desde el punto de vista de la imposición de las empresas, Uruguay mantiene el principio de la territorialidad: el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE, 25%), que grava la renta de las empresas, no alcanza a las rentas de fuente extranjera, de la misma manera que el Impuesto al Patrimonio, que grava el patrimonio de las personas, a un alícuota general del 1,5%, no grava los activos asentados en el exterior. Esto quiere decir que una sociedad uruguaya cuyo giro exclusivo sea la participación en el capital de sociedades extranjeras, en el Uruguay no estará sujeta ni al IRAE ni al IP, y ello por cuanto su renta será íntegramente de fuente extranjera y sus activos serán íntegramente offshore, respectivamente. Esto significa que las rentas obtenidas en el exterior por la venta de participaciones en sociedades o empresas extranjeras, los dividendos percibidos de entidades extranjeras en cuyo capital se participa, el capital adjudicado como parte del proceso de liquidación de una empresa extranjera, o los intereses cobrados de personas físicas o jurídicas en el exterior, son todas rentas de fuente extranjera excluidas de imposición en el Uruguay.

Trading: Intermediación en la compraventa internacional de mercaderías y servicios. Existe una tributación especialmente baja para las siguientes actividades: compraventa de mercaderías situadas en el exterior, que no tengan por origen ni destino el territorio nacional; y intermediación en la prestación de servicios, siempre que los mismos se presten y se utilicen fuera de país. Al amparo de la referida Resolución, se considera de fuente uruguaya el 3% de la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de los bienes y/o servicios transados. Vale decir que el IRAE incidirá sobre esa reducida base de cálculo. Un ejemplo: una sociedad anónima uruguaya compra a una entidad extranjera por $ 100, y revende a otra sociedad extranjera por $ 1.000 (En ambos casos, sin tránsito físico de las mercaderías por el Uruguay, y sin que los servicios en modo alguno se presten en el Uruguay, según el caso). Siendo la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de $ 900, la base de cálculo del IRAE estará dada por $ 27, a saber, el 3% de $ 900. Y es sobre esta base de cálculo reducida que se calcula el IRAE, a una alícuota del 25%, arrojando un IRAE de $ 6,75.

Software. Se exime del IRAE las rentas obtenidas por la actividad de producción de soportes lógicos y de los servicios vinculados a los mismos, siempre que sean aprovechados íntegramente en el exterior. Cuando estos servicios sean prestados a favor de personas del exterior y sean aprovechados exclusivamente en el exterior, tipificarán una exportación de servicios a los efectos del IVA, y al mismo tiempo la entidad uruguaya que brinda dichos servicios podrá recuperar el IVA compras asociado.

Zonas Francas. Son áreas del territorio nacional especialmente delimitadas, en las cuales tanto las operaciones que en ellas se despliegan como quienes en ella operan (en calidad de “usuarios”) gozan de amplias exoneraciones tributarias. Uruguay ya reglamentó la obligación de sus bancos de dar información sobre las cuentas de extranjeros, y no les puso un piso cuando se trate de individuos, al tiempo que fijó un umbral muy bajo para empresas.

Uruguay se comprometió ante la OCDE a intercambiar información con fines fiscales de modo automático desde el 1 de enero de 2018, explicó Alberto Mastandrea, de BDO Argentina.

Nuevas reglamentaciones de Transparencia Fiscal: Reporte de Información al Fisco Local (DGI) y Fiscos Extranjeros

¿Los bancos deberán investigar a sus clientes? Las entidades financieras tendrán que identificar la residencia a los efectos fiscales de las personas físicas, jurídicas u otras entidades titulares de las cuentas. A partir del 1 de enero de 2017, no pueden abrirse nuevas cuentas sin cumplir con el requisito de declarar la residencia fiscal de las personas físicas, empresas u otras entidades y la residencia fiscal del beneficiario final, la institución bancaria en Uruguay estaría obligada no solamente a determinar la residencia fiscal de su beneficiario efectivo, sino también aportar todos sus datos identificatorios (incluyendo nombre, domicilio, número de RUT, fecha y lugar de nacimiento).

¿Qué cuentas serán reportadas? Las cuentas bancarias que pertenecen a personas humanas serán informadas todas, independientemente de su monto. Las cuentas de empresas argentinas no serán informadas si no superan los u$s 50.000 y fueron abiertas antes de 2017. Desde 2019, el umbral para los bancos de reportar las cuentas pertenecientes a empresas argentinas bajará de u$s 50.000 a u$s 20.000 siempre para cuentas abiertas antes de 2017. Respecto de las cuentas abiertas en 2017 y años sucesivos, los bancos uruguayos deberán reportar todas las cuentas que pertenezcan a empresas argentinas, independientemente del monto. Las cuentas nuevas tendrán el tratamiento de las cuentas preexistentes si el cliente poseía una o más cuentas abiertas antes del 1 de enero de 2017 o 1 julio de 2017 en la institución financiera reportante o en una vinculada (con ciertos requisitos), aclaró Juan Bonet, de Guyer & Regules (Montevideo).

¿Por qué se obliga a los bancos uruguayos a reportar cuentas abiertas antes de 2017 con montos inferiores a u$s 250.000, dado que la DGI no reportará esas cuentas a la AFIP? El standard internacional de la OCDE establece un piso en u$s 250.000 para el intercambio automático. Pero la ley uruguaya busca con un umbral más bajo reforzar los controles sobre el pago del Impuesto al Patrimonio, no sólo de empresas, sino también de personas humanas cuyas cuentas serán informadas sin tope.

¿Quiénes deberán brindar la información? La reglamentación centra su atención en los bancos localizados en Uruguay. Pese a ello, también estarán obligadas a suministrar información a la DGI aquellas entidades que reciben y mantienen en custodia activos financieros de argentinos (por ejemplo los corredores de bolsa o agentes de valores que reciben en custodia participaciones de capital o títulos de deuda). También aquellas entidades que invierten, gestionan o administran activos financieros o dinero por cuenta de terceros (como por ejemplo las empresas administradoras de fondos de inversión o fideicomisos en los que argentinos tuviesen alguna participación).

¿Qué información proporcionarán? Los bancos brindarán información sobre las cuentas de sus clientes argentinos, pero no proporcionarán información sobre las cajas de seguridad. Tampoco proporcionarán información sobre las cuentas abiertas en sucursales de bancos uruguayos ubicadas en el exterior.

¿Cuáles serán los datos que los bancos uruguayos tendrán que proporcionar? Datos identificatorios del titular de la cuenta y número de cuenta. El saldo o valor de la cuenta al cierre del año calendario así como su promedio anual durante el referido año o, en el caso de cancelación de la cuenta, ese hecho. La ganancia o rendimiento generado por el saldo o valor en cuenta. O sea, sólo los ingresos por intereses que la cuenta genere, no todos los movimientos en la misma.

Tratándose de otros activos financieros (no cuentas bancarias), la institución obligada a reportar información tendrá que comunicar todos los ingresos asociados a dichos activos. Por ejemplo, tratándose de una institución que custodia acciones de una empresa o administra participaciones de un fideicomiso, deberá informar a la DGI todos los dividendos que reciban los argentinos titulares de dichas acciones o participaciones. En caso de que esas acciones o participaciones sean vendidas, la misma institución deberá también informar el precio que recibiría el vendedor argentino. A su vez, en los casos que el titular sea una entidad no financiera pasiva (con escaso movimiento comercial) o se considere de alto riesgo en materia de evasión fiscal, se deberá adicionalmente informar el beneficiario final.

www.contadorlocane.com.ar

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en General


Comentarios

  1. Sociedades de Inversión Holding:

    Esto aplica a cualquier forma jurídica?

    Es caro hacerlo desde una Sociedad Anónima porque prácticamente nadie las forma de 0 sino que la venden “armada” y en funcionamiento y sale sus buenos U$S.

    Por otro lado el mantenimiento es lo mismo.

    Por eso hay que tener muy en cuenta el capital del que hablamos para, por ejemplo, utilizarlo en una sociedad de Inversión holding.

    Asimismo, siendo residente en Argentina, va a tributar como cualquier sociedad que uno tenga en el exterior, con las salvedades de los pagos a cuenta que se pueden tomar, firmados en el convenio entre Argentina/Uruguay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *