Brasil: Reforma laboral histórica

El Senado Brasileño, aprobó, con 50 votos a favor y 26 en contra, la reforma laboral que propuso en Poder Ejecutivo. La norma, que ha provocado  manifestaciones y huelgas, mientras iba de una cámara a otra en busca de apoyos, busca modernizar el mercado brasileño y revitalizar la economía, que, si bien comienza a dar señales de mejora, sigue en crisis.

Según analizan medios internacionales, por ejemplo, el Diario El País de España, con esta histórica reforma se busca agilizar los procesos burocráticos que requiere cada contratación y despido, la mayor queja de los empresarios brasileños y de los extranjeros que intentan hacer negocio en Brasil. Entre sus medidas hay algunas que dificultan y encarecen las denuncias del trabajador a las empresas, facilita contratar a autónomos en puestos estructurales, y elimina los tributos obligatorios a los sindicatos (en Brasil hay 17.082 sindicatos; en Argentina, por compararlo con algo, hay 100). También permite que los acuerdos alcanzados entre la patronal y el trabajador se antepongan a lo establecido por la ley: así, se podrán pactar jornadas que tengan hasta 12 horas diarias y 48 por semana. Las jornadas de 12 horas deberán estar seguidas de descansos de 36. La polémica reforma laboral brasileño flexibiliza las normas de contratación y las rescisiones de contratos y determina la preeminencia de los acuerdos colectivos sobre la legislación.

La nueva ley, respaldada por los mercados, concluyó así su tramitación legislativa y solo espera la promulgación del presidente. Estos son sus principales puntos:

•Las convenciones y acuerdos colectivos en las empresas prevalecerán sobre las disposiciones legales en temas como el otorgamiento de las vacaciones hasta en tres veces o la duración de las pausas, a condición de que estas sean de al menos 30 minutos. 

•Quedan fuera del área de negociación asuntos como el salario mínimo, el aguinaldo o los aportes a un fondo de garantía que el empleado recupera en caso de despido (FGTS), así como la licencia de maternidad de 120 días, la prima de 50% por las horas suplementarias y las normas de seguridad.

•Posibilidad de una jornada de 12 horas de trabajo, con 36 horas ininterrumpidas de descanso.

•Una de las medidas más polémicas, es que se permitirá pagar salarios sobre una base horaria o diaria, pero ya no mensual. El empleador convocará al empleado con un mínimo de tres días de antelación y le informará cuál será la jornada de trabajo. Fuera de ese periodo, el trabajador no estará a disposición de esa empresa. 

•La ley crea la figura del trabajador autónomo exclusivo, que podrá prestar servicios a un único empleador pero sin vínculo laboral permanente.

•Podrá ser por “mutuo acuerdo” entre empleador y empleado, ya sin necesidad de validación sindical.

•Dejará de ser obligatorio el aporte sindical (equivalente a un día de trabajo por año). En adelante, esa contribución será opcional.

•La nueva ley determina el apartamiento de mujeres embarazadas o con niños lactantes de trabajos considerados insalubres en grado máximo. En trabajos insalubres en grado medio o mínimo, la mujer deberá presentar un certificado médico que permita su presencia en esos lugares.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en General


Comentarios

  1. ¿Histórica? Por favor, ¡destrozaron al país! ¿Que los empresarios brasileños y los extranjeros que intentan hacer negocio en Brasil se quejaban? ¡Que se vayan al carajo todos, son unos malditos aprovechados, unas sanguijuelas! A ver qué es lo que van a hacer estos empresarios de mierda cuando la población que se va a morir de hambre o enferma, no tenga un solo céntimo para comprar sus malditos productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *