Reforma Laboral en Brasil: Lo que hay que saber

A mediados de este mes el Parlamento brasilero aprobó una importante reforma a las normas laborales, destinada a flexibilizar la relación entre empresas y empleados y, así, permitir disminuir los costos y aumentar la competitividad. En nuestro país, esta noticia quedó relativizada por la contienda electoral, el valor del dólar, la tasa de inflación, la expulsión del Congreso del corrupto de De Vido, el juicio que perdió la Argentina por la torpe privatización de Aerolíneas, y la tonelada de sopapos dialécticos que el economista Espert descargó sobre el Senador Abal Medina, en un programa de televisión.

Sin embargo, conviene echar un vistazo a algunos detalles. Tal como los cuenta el analista Gustavo Segré, en el portal de negocios i.profesonal, el sistema laboral brasileño, tiene, entre otros, estos detalles que no se cambiaron en la reciente reforma:

– Todo trabajador tiene derecho a 30 días de vacaciones desde el primer año de trabajo.

– Las cargas sociales anualizadas, son el 102,3% del sueldo bruto

– La empresa tiene que pagar (además del sueldo) el “vale transporte”, para que el trabajador vaya de su casa al trabajo y del trabajo a su casa (no importa dónde viva).

– La empresa tiene que darle lugar al empleado para que pueda calentar comida y sentarse para comer. Si no tiene este lugar, la firma tiene que pagar el “vale refeição”, que debe ser por un valor que permita que la persona coma en algún restaurante próximo del empleo.

Todo esto NO FUE CAMBIADO. Entonces ¿Cuáles fueron los cambios?

– Negociaciones colectivas
Cómo era: Las negociaciones tenían que pasar por el sindicato, que llevaba las conversaciones con la empresa. Cómo es ahora: Las negociaciones pueden ser hechas directamente entre empleados y empleadores.

– Jornada de trabajo
Cómo era: Rígida. En general, de 8 o 9 horas por día (dependiendo del sindicato). Cómo es ahora: puede ser negociada directamente entre empresa y empleado, respetando los límites constitucionales (44 horas semanales y 220 horas al mes).

– Vacaciones (30 días para todos)
Cómo era: Se podían dividir en dos partes al año. Cómo es ahora: Se pueden dividir en tres partes, con un mínimo de 5 días por parte.

– Feriados
Como era: En fechas inamoviblesCómo es: Las fechas pueden cambiar mediante acuerdo entre las partes (empresa y empleados).

– Horario de almuerzo
Cómo era: mínimo de una hora y máximo de dos. Cómo es ahora: libre negocio con un mínimo de 30 minutos.

– Tiempo de trabajo efectivo
Cómo era: se incluía desde que el empleado estaba a disposición de la empresa. Cómo es ahora: no se incluyen como trabajo efectivo el descanso, alimentación, higiene, interacción con otros empleados en descanso y cambios de uniforme.

– Remuneración Variable
Cómo era: tenía como límite mínimo el salario mínimo. Cómo es ahora: no hay más límite mínimo.

– Tiempo de transporte
Cómo era: era considerado por muchos sindicatos como tiempo de jornada de trabajo. Cómo es ahora: No es más parte de la jornada de trabajo.

– Trabajo esporádico o intermitente 
Cómo era: No era permitido. Cómo es ahora: Es permitido con el pago de cargas sociales proporcionales.

– Home Office (trabajo en casa)
Cómo era: No era permitido y generaba enormes riesgos de juicios. Cómo es: Está previsto y con determinaciones específicas que permitirán claramente una mayor utilización de esta herramienta, con enormes ventajas.

– Trabajo Parcial
Cómo era: el máximo de horas semanales era de 25. Cómo es ahora: El máximo es de 30 horas y se pueden negociar excepciones.

– Sueldos
Cómo era: En ninguna hipótesis se podría disminuir el sueldo. Cómo es ahora: Se pueden negociar reducciones de sueldos para mantener el puesto de trabajo (se le debe garantizar la estabilidad por plazo mínimo de un año).

– Daño moral en procesos laborales
Este es un punto muy importante porque aumentaron geométricamente los juicios laborales por este tema. Cómo era: El juez determinaba el valor de la indemnización. Cómo es ahora: Se determinan máximos en la legislación, para que no sea un negocio del juicio laboral por cuestiones subjetivas.

– Contribución sindical
Cómo era: Pago obligatorio de un día de trabajo para el sindicato. (Se estima que los sindicatos recaudaban u$s1.000 millones por año) Cómo es: Pasa a ser voluntario. Si el sindicato no presta un buen servicio, los vinculados no desearán aportar. El gobierno está viendo cómo compensar la falta de recursos de los sindicatos.

 Atención: En Brasil ya se aprobaron “ley de congelamiento del gasto público”, “ley de tercerización laboral”, “ley de flexibilización laboral”, “Nueva ley de jubilaciones” y Reforma Tributaria. En Argentina: Nada

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en General


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *