Milán conmemora el Cardinal Martini, el patrocinador del cambio de Papa Francesco

31082013551

MILAN: Iglesias repletas por la tarde y iniciativas conmemorativas civiles para recordar a Carlo Maria Martini el hombre que fue arzobispo de Milán por veintitrés años, favoreciendo el diálogo entre las religiones y la participación juvenil y que en el Cónclave en 2005 se volvió en el patrocinador del actual Papa Jorge Mario Bergoglio, llamando la Iglesia a un cambio radical.

A las cinco de la tarde en la Catedral de Milán y en todas las Iglesias de la ciudad, millares de fieles han conmemorado el difunto Cardenal de Milán Carlo Maria Martini, muerto hace un año, jesuita como Papa Francesco, protagonista absoluto de la Iglesia y de la sociedad milanesa durante los difíciles anos de guerra del Estado contra las brigadas rojas que aceptó encontrar en cárcel, como igualmente hizo con lo vagabundos en la Estación Central, con los jóvenes en encuentros dedicados a la Biblia.

Martini

Además fue el inventor del diálogo con las otras dos religiones fundamentales, Islam y Hebraismo, y de la “cátedra de los no creyentes”, siempre deseando a una mayor integración sea fuera que dentro de la Iglesia, sin prejuicios ni preclusiones, acogiendo el pensamiento crítico de numerosos intelectuales ateos. Dejó la diocesis de Milán por límites de edad yendo a Jerusalén donde se dedicó completamente a los estudios bíblicos de que fue apasionado.

Sin embargo cuando volvió a Roma en el crucial Cónclave depues de la muerte de Juan Pablo II, cuando una gran corriente innovadora de suramericanos, africanos y italianos progresistas lo propuso como candidato principal al papado, tomé la decision de renunciar a causa del morbo de Parkinsón y sus votos fueron canalizados al arzobispo de Buenos Aires y después de su renuncia, hizo de mediador para afirmar la elección de Joseph Ratzinger.

En su ultimo aliento de su vida rechazó la agresión terapéutica, elección muy controvertida pero de que habló abiertamente, como de sexualidad, eutanasia, en su Conversaciones Nocturnas en Jerusalem y en su última entrevista, lanzó una dura crítica a su Iglesia, con la apremiante solicitud de un cambio. Estas fueron sus sinceras palabras.

“La Iglesia está cansada, en la Europa de la riqueza y en América. Nuestra cultura es envejecida, nuestras Iglesias son grandes, nuestras casas religiosas están vacías y el aparato burocrático de la Iglesia leuda, nuestros rituales y nuestros vestidos son pomposos. ¿Estas cosas pero expresan lo que nosotros somos hoy? La Iglesia ha quedado atrás de 200 años. ¿Por qué no se sacude? ¿Tenemos miedo? ¿Miedo en lugar de ánimo?

Palabras que se revelaron proféticas a la luz de la última elección de Bergoglio y de aquella revolución del diálogo y de la pobreza muy deseada de el. No es casual que a un año de su muerte sea iniciada la revolución del aparato eclesiástico con el nombramiento de un nuevo secretario de estado vaticano, el principio de los trabajos de la nueva comisión cardinalicia. Papa Francesco lo ha recordado como “un padre por toda la iglesia y hombre de discernimiento y de paz. También nosotros en el ‘fin del mundo’ hicimos los ejercicios con sus libros”.

Sigue Perfil Italiano en facebook y twitter

https://www.facebook.com/PerfilItalianoBlog

@angelodaddesio

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *