Un país a la encrucijada: reacción o muerte

Se levanta en Italia el grito contra la “antipolitica”, el voto de protesta que sumando los consensos del partido de la Liga Norte, los Movimiento Cinco Estrellas y de la extrema derecha de Hermanos de Italia contra Europa y inmigracion y la abstencion, alcanza el 50%, pero cual es la alternativa?

En los dias anteriores, durante algunos acontecimientos oficiales el Jefe de Estado Napolitano atacó contra el periculo de la antipolitica creciente en el pais con palabras apseras, llamando a “una fuerte movilización colectiva para desmitificar y poner en crisis las posiciones destructivas y eversivas de la patologia de la anti-política”.

Nunca ocurrieron en Parlamento métodos y actos concretos de intimidación física y tentativas sistemáticas de impedimento de la actividad de las Cámaras”, dijo tambien el presidente azuzando un debate notable entre la fuerzas sociales y politicas y alineándose de hecho con la inédita alianza Renzi-Berlusconi por las reformas institucionales y con las posiciones del gobierno sobre el paro de los sindicados y las polemicas por los casos de corruccion i casi di corruzione nella capitale.

Siguieron opiniones contrastantes como aquéllos publicados por los grandes periódicos en línea con el Jefe de Estado y las de Grillo, jefe del M5S que declaró polémicamente sobre su blog: “Confeso, soy un subversivo, me doy asco, Napolitano tiene razón. Pago los impuestos, no robo, denuncio los negocios suicios y nadie todavía ha tratado de comprarme”.

Con estupor tambien el representante de los obispos italianos para el empleo Mons. Bregantini respondió al Jefe de Estado con la frase “Un político corrompido es más eversivo de quien hace antipolitica de manera honesta”, palabras que parecen muy proximas a las del Papa Francisco qué qué tiene exprés gran preocupación por el paro juvenil creciente y por las no resueltas dificultades económicas.

El Jefe de Estado y del Gobierno deberían preguntarse por qué en las últimas elecciones locales votó solamente el 50% de los electores en lugar de considerarlo un problema secundario. Si el New York Times habla de un país donde no hay angulo no caracterizado de corrupción y en los ultimos sondeos el 85% de razón al periódico americano, quizás el verdadero problema en Italia es justo la resignación, la ausencia de reacción.

¿Cual es la alternativa? Un país dónde desde hace años cuenta sólo la figura del presidente del Consejo, primero empresario de prestigio hoy joven rampante soñador del progresismo a dos velocidades de Blair, hoy joven rampante soñador del progresismo a dos velocidades de Blair, Clinton pero también del Chicago Boys de Pinochet:  ningún empleado, todos libres profesionales a justo riesgo.

Bastan las palabras proféticas de un viejo vate del periodismo que quizás esperó en su corazón en una reacción de los ciudadanos, también fuerte y sincera, pero desesperó y predijo así la actual situación:

No. No habrà sangre: Italia es alérgica al drama y por esto nadie es más dispuesto a matar y tan menos a morir. Dulcemente, en estado de anestesia, volveremos a ser aquella “tierra de muertos, habitada por un polvo humano”, que Montaigne describió tres siglos hace. O quizás no, quedaremos lo que somos: un agregado ocupado a discutir, con grandes palabras, de grandes reformas a cobertura de pequeños juegos de poder y interés. Italia ha acabado”.  (Indro Montanelli)

@perfilitaliano

 

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *