La ola épica de Vasco Rossi

Vasco_Rossi_concerto

En el Parque de Modena, Vasco Rossi, el comandante del Rock Italiano se da completamente a 235.000 hinchas del Blasco, del Komandante (todos los nombres del artista) con ocasión de su 40 años de actividad artistica con tres horas y media de espectaculo y la historia de su vida y su musica.

Vasco Rossi es la incarnación del Rock Italiano, la encarnación del Rock italiano, anarquico, indecente con ironía, fuerte sin violencia, un artista nacido con un artista nata cómoda provocadora de una generación de jóvenes libres, rebeldes, creadores de las radios libres, de la revolución sexual y sin límites que el mismo superó, perjudicándose y volviendo a vivir cuando la muerte parecia proxima.

Un espectaculo que empezó con parte de su historia musical “Colpa di Alfredo”, “Vivere”, “Liberi Liberi” y aún Vita Spericolata, Sally y terminó con su canción “Alba Chiara”, su canción más dulce y famosa, un himno al amor pero siempre con alma rock y con los fuegos de artificio que cubrieron el palco mientras la música de su band continuó y su grito “Gracias”, “Hasta Luego”, conmovió el público.

Asì Modena saludó a su hijo con una marea oceanica de gentes que no se miraba en la ciudad desde los tiempos de los espectaculos de un otro hijo mitico de esta tierra, Luciano Pavarotti, que como Vasco, aunque con un género musical diferente, lo de la Opera Lirica, fue unico y genial y siempre fue conectado a su tierra, a la sencillez de su origen (Vasco, hijo de un camionero y de un ama de casa).

Fue propio su madre que lo inscribió a una escuela de música y cuando Vasco Rossi empezó su su dichosa carrera, el padre que lo quiso llamar cómo su compañero de reclusión en un campo de concentración, ya salió de la escena de su vida, pero Vasco va delante y se convierte en el comandante del pueblo en la buscada de un bofetazo a la politica, a la economia, a la sociedad y a la musica electronica y organizada de los años 80 y 90.

El periodo que sigue es la continuación del cambio de Vasco Rossi, que presente canciones de amor y reflexiones filosóficas, también autobiográficas sino también expresiones de rock duro y despreocupado y vuelve a encontrar su publico, ya de sesenta años, como él, que acompañan a sus hijos y a sus nietos en sus conciertos, como en este alegre delirio del 1° de julio en Modena, Nunca visto, nunca jamás…Quizás.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *