Andrea Chénier “enciende” La Scala y cierre el Teatro Colón

Andrea_Chénier

desde Milán por Angelo M. D’Addesio

Esta noche se abre la temporada lirica del Teatro Alla Scala mientras que está cerrando la temporada del Teatro Colón de Buenos Aires y todo con un denominador común: la ópera es la misma:”Andrea Cheniér, un obra de amor y de revolución, de traición y de orgullo pensada por Umberto Giordano y Luigi Illica en Milán en el aňo 1896.

Fue De Sabata, director artistico del Teatro Alla Scala que decidió adelantar la fecha de la inauguración de la temporada lirica al 7 de deciembre, día de Sant’Amborgio la fiesta patronal de Milan y propio a el está dedicada la “Primera” ópera de la temporada, Andrea Chénier, ideade por un autor del Sur de Italia fuertemente querida por el director de orquesta Riccardo Chailly, milanes originario y en el mismo tiempo gran admirador de Umberto Giordano que descubre el Verismo e la experimentación, con dos estrellas rusas Anna Netrebko y Yusuf Eyvazov.

Las historías de Umberto Giordano y de su obra Andrea Chénier son muy particulares y conectadas. Umberto Giordano salió desde Foggia, pequeña ciudad en el Sur de Italia y en su llegada en Milán encontró el fracaso con dos espectaculos y ya estaba pensando al regreso a casa, cuando el caso (y el apoyo del noble empresario Fraschetti y del compositor Mascagni) y el ánimo lo ayudaron con Andrea Chénier, opera riesgosa en tiempo de oposición a la anarquía, que ganó la admiración del publico.

Allì empezó el exito de Umberto Giordano qué llevó su obra hasta Nueva York y en los mayores teatros del mundo, una historia basada sobre el libreto de opera de Luigi Illica, inspirada por la vida del poeta francés Jean-Lambert Tallien, en la escena Andrea Chénier, que primeramente acusa una aristocracia ya en crisis y luego se convierte en una victima de la misma revolución que crea confusión y nuevos dueños sino también de la envidia de su compañero de rebellión y adversario en amor.

Muchos expertos, invitados habituales y pocos politicos (ní el el Jefe de Estado, ní el Jede de gobierno, solo la discutida y intocable subsecretaria de la presidencia del gobierno Maria Elena Boschi, a pesar de las criticas por su implicación en el escandalo Banca Etruria y el Ministro de la Cultura Franceschini, probabil sucesor de Renzi), aire de fiesta y de prudencia y la espera de un momento particular de que hablaremos en los proximos días.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *