Italia, país de viejos, pobres y “almas solitarias”

viejos

Italia sigue siendo uno de los países más viejos en el mundo por la constante bajada de la fecundidad, aunque vuelve a aumentar la esperanza de vida. Esto es resultado del informe del Instituto Nacional de Estadisticas (ISTAT) por el año 2017.

Un país siempre más viejo también porqué es profunda la bajada de los nacimientos progresivos desde hace años, (12.342 niños en menos en 2015), aunque el aumento de los inmigrados que tienen la ciudadania italiana y a pesar de la polemica sobre la adquisición de del derecho de ciudadania por todos los niños nacidos en Italia y esto se convierte en la disminución de la población italiana sin un balance importante de los inmigrados (solo el 0,4% de aumento).

Otro dato relevante es el aumento de las familias unpersonales por separación legal o falta de boda particularmente fuerte en las personas de entre 30 y 40 años, que representa el 30% de los nucleos familiares italianos (del 20,5% en 2016 hasta el 31,6% en 2017) y solo una tercera parte de los jóvenes de edad entre 18 y 34 años deja la familia originaria para crearse una propia familia ir a vivir solo

6,4 millones “esperan” en un trabajo, se trata de un esercito, seppur menos 3,5% respecto al año anterior. Crece en 2016 la satisfacción por la vida y por la situación económica a pesar del desecanto maximo por la politica y los politicos y de los costos más alto en las grandes ciudades (casi 500 euros más que en la provincia).

En Italia los viejos aumentan y con ellos aumenta la esperenza de vida hasta 80,6 años por los hombres y 85,1 años por la mujeres sino también aumentan los costos por la salud, particularmente en el Norte donde el desarrolo sanitario es mejor que en las regiones del Sur mientras que otro dato decepcionante es el incremento de la pobreza tan que en 2016, las familias los pobres saliron a 4,7 millones de personas, el 7,9% de la entera población.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *