La lección de pragmatismo politico del Profesor Conte en el G-7

besamanos

por Angelo M. D’Addesio

En el fracaso de la Cumbre de los siete grandes paises que se concluye sin un acuerdo escrito y aceptado por todos, el jefe de gobierno ofrece lección de pragmatismo politico, ganando un invito oficial a la Casa Blanca muy importante en este periodo de enfrentamiento comercial entre EE.UU y Europa y impulsa, sin forzar, por una abiertura a la Rusia y el cambio de la reglas del mercado y regresa en Italia donde lo espera una semana muy dificil de debate economico interior.

Habría debido ser el “personaje misterioso” de la reunión del G-7, el jeje de gobierno no elegido, el lider populista, por supuesto Conte se convertió en un politico (aunque no sea su profesión, ne tenía experiencia) menos populista de Trump, más concreto de Macron que, a pesar de su encuentro con Trump, no consigue lo que queria y demonstró una obra maestra de equilibrio politico que es la substancia de estos encuentros.

La alianza con los Estados Unidos parece fuerte tan que Donald Trump indicó al premier italiano como un ganador que ha transformado el escenario politico italiano, logrando la formación del gobierno y que será invitado a la Casa Blanca por un una reunión que también podría beneficiar al país especialmente con ocasíon de la politica de impuestos de aduana en la que los adversarios parecen China, Alemania (con su surplus economico) y Francia más que Italia.

El jefe de gobierno italiano impulsó por una abiertura a la Rusia y a Putin, aunque teniendo firma la posición de los otros aliados europeos en la imposilidad de suspención inmediata de las sanciones decididas por los paises de la Alianza Atlantica, pero esperó en una integración de Rusia en la proxima reunión del G-7 ya en Francia, que también es en las intenciones no solo de los EE.UU, sino también de Japón y Francia.

Italia juntos con los EE.UU desplazó la atención hacia la necesidad de un cambio en el mercado internacional en el que paises como China y India aún figuran como paises emergentes en la Organización Mundial de Comercio y riesgan de favorecer un desequilibrio entre todos los paises y particularmente en las inversiones y exportaciones en Europa y propio Conte confirmó la voluntad de mantener las relacciones con OTAN y UE en un escenario de identidad nacional.

En su primero acontecimiento publico internacional el jefe de gobierno italiano se movió con descaro y ironia a pesar del suspecho y de la superioridad no demasiado escondida de algunos lideres como Angela Merkel y Emanuel Macron y el mismo de distinguió en una pequeña “mota de color” con motivo del primer encuentro con el premier canadés Trudeau y del besamano a la mujer de el, diferentemente que los otros precedesores Berlusconi y Renzi.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *