Murió Sergio Marchionne, el manager que refundó Fiat

Marchionne_Fiat

Sergio Marchionne, el director ejecutivo de la Fiat-Chrysler durante 14 años, de la posible quiebra a la salida en mercado americano y internacional con inteligencia y mano dura hacia empleados y empresarios, falleció hoy en Suiza después de un mes de hospitalización para una grave enfermedad.

El ultimo industrial italiano, heredero de una longa tradición, elegido por el ultimo de la familia Umberto durante la gerencia del nieto John Elkann, fue el responsable de la salvación y del éxito financiero del Grupo Fiat-Chrysler en EE.UU, primeramente con la rescisión del acuerdo con General Motors y luego con la fusión entre Fiat y Chrysler con la abertura del mercado americano, la entrada en la Bolsa de New York y el gran exploit de los nuevos modelos de Fiat, Maserati, Alfa y Jeep.

“Sucedió lo que temebamos, adios al hombre y amigo y el unico homenaje posible será seguir sus valores de humanidad, responsabilidad y amplitud de mira…yo y mi familia eternamente lo agredeceremos”, así John Elkann anunció la muerte de Sergio Marchionne, hospitalizado al final de Junio por un misterioso problema pulmonar (tumor o otro) y agravado durante el ultimo periodo tan que se encontró improvisamente en fin de vida, mientras que todas las plantas se quedaban por diez minutos con las banderas a media asta desde Italia hasta Europa y America.

Sergio Marchionne, 66 años, nació en Abruzzo, hijo de un carabinero y de una prófuga istriana, se transfirió con su familia en Canada y allí se licenció en filosofía y luego en derecho y se especializó en economía y administración de negocios y empezó a trabajar en diferentes firmas norteamericanas y en 2003 Agnelli lo llamó para la consolidación de la sociedad financiera suiza de su Grupo, intuyendo su capacidad de desenvolverse en situación de crisis económica.

Así Marchionne se conviertó en el hombre decisivo del Grupo Fiat, no solo un gerente de recursos humanos y industrial y más que un simple director financiero sino también las dos mismas cosas en un escenario empresarial aún bloqueado en la tradición patriarcal, “estatalizante” y antigua transformada gracias al proceso de internazionalición a la nueva estrategia que lo hizo enemigo de muchos, entre confederaciones de trabajadores, empresarios y en el mismo Grupo.

Marchionne fue el mentor y consejero del joven nieto John Elkann, el hombre que cierró triunfalmente las negociaciones con General Motors que estaban ahogando Fiat con pérdidas masivas y que concluyó el acuerdo historico con Obama con la unión de Fiat y Chrysler y finalmente apuntó todo sobre Ferrari, excluyendo la vieja gerencia con la acusación que “no es suficiente que Ferrari sea una marca de lujo, debe ser ganadora”,

Pero el mismo fue también el empresario “gruñon” que fue acusado impulsar la reforma laboral al gobierno italiano para garantizar la permanencia de las plantas de automóviles en Italia, ganando también el referéndum sobre los nuevos ciclos productivos en la empresa, luchó igualmente con los organizaciones de trabajadores y con las asociaciones empresariales, desplazó el domicilio legal y fiscal fuera de Italia.

Marchionne deja una empresa que creció hasta el septimo puesto mundial y con el sueño no finalizado de una Ferrari campeona en Formula Uno y de la extensión en Asia y Rusia, los últimos mercados de conseguir, unido en el mismo destino de Giovanni Agnelli Jr., Umberto Agnelli, Dino Ferrari, fundadores y creadores de una invención de que nunca más podrián conocer el futuro a pesar de sus pasión, trabajo, obstinación y incertidumbre, como en una simbolica linea de ensamble

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *