El Festival, la política y el peligro del aburrimiento

Por una entera semana la campaña electoral se desplazará en una sola ciudad italiana: Sanremo, con ocasión de la gran manifestación organizada cada año en teoría para azuzar los instintos peores de los italianos: de los comentarios sobre primeras mujeres y vestidos a las protestas teatrales, del desfile millonario de los vips a las usuales flores de la Liguria. Y en este año también hay la política. Todo excepto las canciones: éste es el Festival de la Canción italiana, dónde al final solamente dos o tres canciones quedan en la mente de las personas, mientras que el verdadero espectáculo en el espectáculo es la rabia de los políticos que deniegan … Sigue leyendo