Viaje al Sur, Parte III

Mapa de Wenzhou

Wenzhou queda en el sur de la provincia de Zhejiang. (fuente: Google Maps)

Wenzhou es una ciudad conocida básicamente por dos cosas. Entre los chinos, es famosa por ser una de las ciudades que más rápidamente se desarrolló después de las políticas de Reforma y Apertura lanzadas por Deng Xiaoping. En el mundo, tal vez algunos la recuerden como el sitio de la mortal colisión entre dos trenes de alta velocidad en julio del 2011.

Choque de trenes

Un toma aérea tomada luego del choque, que ocurrió el 23 de julio del 2011. (fuente: chinalert.com)

Empecemos por el segundo punto. La posterior investigación concluyó que durante una tormenta eléctrica, un rayo averió los sistemas de señalización de las vías. Al no recibir confirmación de que las vías estaban libres, el primer tren se detuvo, justamente sobre un viaducto. El conductor del tren que venía detrás no detectó la presencia del primero sobre esa sección de los rieles, y el impacto causó que cuatro vagones cayeran del puente. Hubieron 40 víctimas fatales y cientos de heridos, pero lo que más enojó al público fueron las apuradas y mal coordenadas operaciones de rescate, las cuales duraron solo un día e incluyeron un desconcertante intento de enterrar los vagones. Horas después de que fuese declarada la cesación de los esfuerzos, una beba de dos años fue encontrada con vida entre los escombros.

En este tramo del viaje, tomé esa misma línea, pero como era de esperarse, afortunadamente nada así ocurrió.

Ahora volviendo al primer punto. En China hay un dicho: “山高,皇帝远” (shan gao, huangdi yuan); las montañas son altas y el emperador está lejos. El dicho se refiere a que históricamente, por el tamaño del país, la geografía le ha cedido ciertas libertades a las comunidades de la periferia. Con Beijing y otras antiguas capitales localizadas en el norte, el sur de China (particularmente las provincias de Zhejiang, Fujian y Guangdong) ha disfrutado de un alto grado de autonomía. Así, a pesar de varias restricciones contra la emigración durante distintas dinastías y períodos políticos, millones de personas de la región terminaron esparcidas por el mundo entero.

Tantos de esos emigrantes provinieron de Wenzhou que algunos sociólogos han identificado el fenómeno como “la diáspora de Wenzhou.” Ésta ocurrió en dos olas. La primera fue en los tiempos de la última guerra civil china, en particular durante las décadas de 1920-30; la segunda comenzó a partir de 1978 y sigue hasta el día de hoy. Según una cuenta, la diáspora supera las 400,000 personas, la mayoría de las cuales se reasentaron en Europa, principalmente en Francia, España, Italia y Holanda. Más recientemente muchos han visto en África una tierra de oportunidades. Aunque algunas familias, como muchos de los chinos en la Argentina, decidieron abrir restaurantes y supermercados, varias otras aprovecharon la apertura del mercado chino y comenzaron a dedicarse al comercio internacional, lo cual explica no solo la riqueza de la ciudad, sino también varias de mis impresiones.

Wenzhou International Hotel

El Wenzhou International Hotel, testigo del rápido enriquecimiento de la ciudad.

Mientras iba en colectivo desde la estación de tren al lugar de encuentro con mis amigos, llegué a ver un Ferrari, cosa que no había visto ni en Beijing ni en Shanghai, donde Porsche, BMW, Mercedes Benz, Audi y Bentley dominan el mercado de autos de lujo.

Ferrari en Wenzhou

Un Ferrari en las calles de Wenzhou.

Al llegar a destino, una de las primeras cosas que noté fue que la moda es muy diferente a la del resto de China. Mientras que en otras ciudades se deja ver un período de transición-adaptación-experimentación con la moda occidental, la gente en Wenzhou sigue estilos visiblemente más europeos. No es coincidencia que muchas de las tiendas de ropa lleven nombres franceses o italianos.

Dejé mi mochila en el apartamento de mis amigos, y esa noche salimos a cenar a 天一角 (Tian Yi Jiao, Esquina del Cielo), un famoso restaurante que sirve comidas típicas de Wenzhou. Probamos varios platos, pero las atracciones principales fueron el 酸菜鱼 (suancai yu, sopa de pescado al chucrut) y el 黄酒 (huangjiu, licor amarillo). El suancai yu se consigue en casi cualquier lado, pero este fue el mejor que probé en mis cuatro años en China; el huangjiu sabe a medicina y según los chinos es un elixir para la virilidad.

Suancai yu

Mi amiga y un enorme plato de suancai yu. (Se pronuncia suan-tsai-iu.)

De ahí, caminamos por 五马街 (Wu Ma Jie, Calle de los Cinco Caballos, nombrada por cinco estatuas repartidas por ahí), una peatonal comercial al estilo de la Calle Florida de Buenos Aires, pero con más luces de neón.

Wu Ma Jie

Wu Ma Jie, la Calle de los Cinco Caballos. Es la peatonal más famosa de Wenzhou.

Dada la hora, lo más típica hubiese sido ir a un KTV, como se conocen las casas de karaoke que son furor en China, pero convencí a mis amigos de que lamentarían llevarme ahí una vez que me escucharan cantar. En vez, me di el gusto de hacer algo que hacía bocha no hacía. Nos metimos en un arcade, donde pasamos dos horas jugando de todo, y hasta llegamos a la tercera marca más alta en el básquet.

Antes de retirarnos por la noche, me llevaron a probar un postre de estilo taiwanés, básicamente helado con gelatina, frutas y frijoles rojos dulces.

Postre taiwanés

El postre.

La próxima mañana mis amigos se fueron a trabajar y yo nuevamente emprendí camino a la estación de tren para partir hacia mi próximo destino: Xiamen. Ah, pero antes de subirme a la formación pude ver esto:

Uñaaa

¿Por qué?

…una de las cosas que nunca entenderé acerca de los chinos.

Estación de Wenzhou

La estación de trenes de Wenzhou. Una mejor que la otra en China…

* Otro punto interesante acerca de Wenzhou: gracias a la cultura emprendedora de los wenzhouneses, la falta de créditos y préstamos ofrecidos a pequeñas y medianas empresas y la escasa supervisión oficial, la ciudad se convirtió en un paraíso para los banqueros ilegales. Según reportó Bloomberg en marzo de este año, el volumen de préstamos supera los RMB110 billones de yuan (USD18 billones) y envuelven un 90% de las familias y 60% de las empresas de Wenzhou. Luego de que decenas de prestatarios incapaces de pagar sus préstamos se suicidaron o declararon en bancarrota en el 2011 y 2012 (los intereses sobre los préstamos ilegales pueden alcanzar más del 20% anual), el gobierno central  lanzó un esfuerzo por controlar el llamado “shadow banking”. Wenzhou fue nombrada ciudad experimental en un nuevo proyecto de reforma financiera, que aparentemente no está funcionando demasiado bien. De las 12 iniciativas propuestas por el ex primer ministro Wen Jiabao y promulgadas por el Consejo de Estado, solo dos han sido implementadas.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *