Cabeza de serpiente

En 1998, Arma Letal 4 concluyó la explosiva saga protagonizada por Mel Gibson y Danny Glover y ayudó a lanzar la carrera de Hollywood del maestro de artes marciales Jet Li.

Imagen de previsualización de YouTube

También atrajo atención a un tema que a menudo pasa por debajo del radar: el tráfico de personas.

El gancho narrativo del film ocurre cuando, en un viaje de pesca, el barco de los héroes Riggs y Murtaugh es embestido por un dilapidado carguero, que resulta estar tripulado por pandilleros chinos. Balas van, balas vienen, y el carguero, ya sin capitán, encalla, revelando su contrabando humano.

Con un poco menos boom y bastante más drama, esto mismo ocurrió el 6 de junio de 1993, cuando el carguero Golden Venture (Empresa Dorada) encalló cerca de la costa de Nueva York con 286 inmigrantes ilegales abordo, casi todos chinos. Diez de ellos murieron ahogados después de saltar desde el barco para evitar ser arrestados por la Guardia Costera.

Golden Venture

La Guardia Costera se aproxima al encallado Golden Venture, mientras los pasajeros se tiran al agua para escapar. (foto: Mike Alexander/AP)

Dos de los pasajeros, incluyendo uno de los fallecidos, habían embarcado bajo la responsabilidad de quien se volvería el rostro de aquella tragedia: Cheng Chuiping. El 24 de abril, la mujer que había construido un imperio criminal de US$40 millones falleció de cáncer en una cárcel de Texas a los 65 años de edad.

Las autoridades la consideraban “la madre de todas las cabezas de serpiente” – refiriéndose al término chino para un traficante de personas. Entre la comunidad china de Nueva York, era conocida simplemente como la hermana Ping.

Cheng Chuiping

Cheng Chuiping: “la madre de todas las cabezas de serpiente” o la hermana Ping, según de donde se mire. (foto: Getty Images)

Aunque sus crímenes fueron varios, gran parte de su fortuna fue acumulada a través del tráfico de personas. El precio de cada pasaje rondaba entre los US$25,000 y US$45,000. Más de mil “clientes” los pagaron.

A pesar del precio, el estado de los barcos era invariablemente lamentable y los viajantes subsistían con una pobre dieta de arroz, comida podrida y agua sucia. Muchos no sobrevivían la travesía de cuatro meses, pero para los que llegaban sanos pero sin condiciones de pagar, su pasaje por el infierno podía ser extendido. Cheng contraría matones de la temible pandilla Fuk Ching para que los secuestraran, torturaran y hasta violaran hasta que sus familias cubrieran la deuda.

Aún así, muchos miembros de la comunidad china de Nueva York lloraron su muerte.

Little Fuzhou

Muchos de los inmigrantes traídos por Cheng Chuiping se asentaron en la Pequeña Fuzhou, centrada alrededor de la estación East Broadway, en el sur de la isla de Manhattan, Nueva York. (foto: Google Maps)

“Sin la hermana Ping nunca podría haber soñado con llegar hasta acá,” declaró al New York Times un inmigrante que llegó a suelo estadounidense en 1989. Otros la describieron como “una caballera generosa”, “una liberadora” y una “Robin Hood moderna.” Recordaron como ayudaba a los recién llegados a encontrar trabajo y les prestaba dinero y también pagaba los entierros de quienes morían en el viaje y perdonaba las deudas de aquellos alcanzados por las autoridades. Su reputación era tal que otros traficantes mentían y decían estar asociados a ella como argumento de venta.

La historia de Cheng es bien conocida. Nacida en la aldea de Shengmei, provincia de Fujian, aprendió de su padre el oficio de traficante. En 1982 llegó al barrio chino de Nueva York, donde abrió una tienda que vendía productos de su provincia natal. Detrás de esa fachada, continuó lucrando del tráfico de personas, en su mayoría también de Fujian, y estableció un sistema bancario ilegal que ayudaba a los inmigrantes a enviar dinero a sus parientes en China. El negocio del tráfico levantó considerablemente después de la masacre de Tiananmen, cuando el gobierno estadounidense ofreció asilo a los alumnos chinos que ya se encontraban en allí – Cheng trajo a muchos con documentos falsos para que aprovecharan la oportunidad.

Fujian

Fujian se localiza en el sudeste de China, frente a la isla de Taiwán. Muchísimos de los inmigrantes chino de la Argentina también provienen de allí. (foto: Google Maps)

La tragedia del Golden Venture ocurrió en ese marco, y cinco años después Cheng agregó otra gran mancha a su currículo cuando otro decrépito barco se hundió cerca de las costas de Guatemala: 14 vidas se perdieron. Para ese entonces Cheng ya se había fugado de los Estados Unidos, pero en el 2000 finalmente fue arrestada en Hong Kong y extraditada para enfrentar cargos criminales en Nueva York.

En el 2005, fue condenada a 35 años de prisión por tráfico de personas, toma de rehenes, ganancias por rescate y lavado de dinero.

En el comunicado de prensa que siguió la sentencia, el Departamento de Justicia calificó a la hermana Ping como una de las traficantes de personas “más exitosas de todos los tiempos.”

Sin duda otros gigantes continúan operando en las sombras, intocables.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *