Otro paso atrás: académico uigur sentenciado de por vida

El 23 de setiembre Ilham Tohti, ex profesor de economía en la Universidad Minzu en Beijing, fue sentenciado de por vida por separatismo. El académico había sido acusado de incitar a la violencia y fue detenido en enero, luego de una serie de atentados terroristas ejecutados por miembros de la etnia uigur, a la cual Tohti pertenece.

Tohti CCTV

Una imagen divulgada por la estatal CCTV del juicio de Ilham Tohti en una corte intermedia en Urumqi, Región Autónoma Uigur de Xinjiang. (fuente: Xinhua)

Cuando fue detenido, la Secretaría de Seguridad Pública de Urumqi, capital de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, emitió un comunicado alegando que Tohti había “divulgado rumores y pensamiento separatista”, “instigado al odio interétnico” y “pedido por la independencia de Xinjiang” a través del sitio web UighurOnline,que operó del 2005 al 2008. En ese tiempo habría reclutado a al menos siete de sus alumnos (también detenidos) para que trabajaran en el sitio, resultando en el cargo de “organizar y liderar un grupo separatista”.

El juicio, que duró dos días, se condujo a puertas cerradas. Según el abogado de Tohti, el reconocido activista Li Fangping, la fiscalía acusó al académico de “internacionalizar el conflicto en Xinjiang” al conceder entrevistas a medios extranjeros y traducir notas sobre el tema para publicarlas en el sitio. Además habría mantenido contacto con miembros del Movimiento de Independencia de Turkestán Oriental (conocido como ETIM por sus siglas en inglés), organización designada por las Naciones Unidas como un grupo terrorista.

Mapa Xinjiang Guardian

La Región Autónoma Uigur de Xinjiang se ubica en el extremo occidental de China y comparte fronteras con Mongolia, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán y Kashmir, território disputado entre Pakistán e India. (fuente: The Guardian)

A pesar de que la defensa presentada incluyó un discurso de 90 minutos de Tohti, como es usual en los juicios políticos en China, el veredicto había sido predeterminado. Además de ser condenado a cadena perpetua, perdió de por vida sus derechos políticos y toda su propiedad fue confiscada, un serio golpe a su mujer y dos hijos.

Apenas fue anunciada la sentencia, varios grupos de derechos humanos emitieron sus críticas, que eventualmente fueron reflejadas por el gobierno estadounidense y por la Unión Europea. El secretario de estado norteamericano John Kerry declaró que “la disidencia pacífica no es un crimen”, mientras que la UE caracterizó la sentencia como “completamente injustificada” y pidió por la liberación inmediata de Tohti y sus alumnos detenidos.

A través de la portavoz Hua Chunying, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China reiteró que el juicio se había llevado a cabo según la ley china y pidió que se respete la soberanía judicial su país.

Hua Chunying

La portavoz Hua Chunying fue rápida para denunciar la intromisión extranjera en los asuntos domésticos su país bajo los pretextos de “democracia” y “derechos humanos”. Preguntada sobre la comparación que algunos seguidores de Tohti hacían con Nelson Mandela, respondió: “Mandela es conocido como un héroe en la lucha contra el Apartheid. Tohti es un criminal convicto que incita al odio étnico… No hay manera que ambas personas puedan ser mencionadas en la misma oración.” (fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China)

Quienes seguían de cerca el trabajo de Tohti lo describen como una de las voces más moderadas del conflicto, una que consistentemente defendió la resistencia pacífica e intentó promover el entendimiento mutuo entre los uigures y los han. Según el profesor Elliot Sperling de la Universidad de Indiana, UighurOnline “brindaba material para el diálogo… informaba a la gente para que supiesen como se sentían los uigures.”

En pronunciaciones públicas, Tohti repetidamente negó querer la independencia de Xinjiang, pero jamás escondió su desilusión con la administración de la región. Sus críticas se centraron en la falta de confianza entre ambas etnias, en la desigual distribución de oportunidades económicas y en la falta de franca discusión sobre las políticas necesarias para lograr la harmonía. Según Tohti, estas últimas siempre se enfocan en como los han pueden estabilizar y controlar la región, y no en como uigures pueden ser integrados y compartir en su dirección y desarrollo. Todo esto contribuyó en los últimos años al crecimiento de la animosidad entre ambas etnias, con sus inevitables explosiones de violencia.

Atentado Xinjiang 28-7

La detención de Tohti no detuvo la violencia. Los atentados han sido ocurrencias regulares, con los más notables ataques recientes ocurriendo el 28 de julio (37 civiles muertos, 13 heridos, 59 terroristas muertos y 215 detenidos) y el 21 de setiembre (10 civiles y policías muertos, 54 heridos, 40 terroristas muertos y 2 detenidos). (fuente: Xinhua)

Su idea en fundar UighurOnline era justamente la de abrir un canal de comunicación entre la sociedad uigur y la sociedad han, creando una plataforma para que los ciudadanos puedan dialogar y discutir frente a frente en vez de pasar siempre de largo. Según Tohti, el sitio era manejado de tal manera que no fueron publicados mensajes separatistas o subversivos, pero aún así el fue víctima de ciberataques y de presión por parte del gobierno. Eventualmente, Tohti fue prohibido de dar aulas en la Universidad y hasta de visitar Xinjiang.

De no haber sido arrestado en enero, en febrero hubiese viajado a los Estados Unidos para tomar un puesto como profesor visitante en la Universidad de Indiana. Dado su “martirio”, el PEN American Center, ONG que promueve la libertad de expresión, le concedió el premio Freedom to Write en marzo, lo cual no complació a las autoridades chinas.

Vigilia PEN

El 28 de setiembre, unas 200 personas se reunieron frente a la sede del PEN American Center en Nueva York para una vigilia de velas para pedir por la libertad de Tohti. El pedido también circuló por twitter con el hashtag #FreeIlham. (foto: Beowulf Sheehan)

Según PEN, 38 de los autores que ganaron ese premio estaban encarcelados en el momento de su consagración, y 35 de ellos resultaron liberados, en parte por la atención y presión que el premio generó. Dada la durísima sentencia y la ola de represión en la cual llegó, no es probable que Tohti se una a los afortunados.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *