Linchamiento, masoquismo y boicot. Personajes que crearon palabras

linchamiento

Así como la lengua española se vio enriquecida por vocablos derivados de ilustres personajes de la historia (pasteurizar, Luis Pasteur; saxofón, Adolfo Sax; daltonismo, John Dalton), también se nutrió con palabras provenientes de personalidades menos probas.    

Tal es el caso de los siguientes términos: 

Linchamiento: Palabra derivada del apellido de Charles Lynch, terrateniente militar, que suplió la falta de jueces en sus dominios por una ley que procesaba y ejecutaba a los reos de forma inmediata. En 1850 el término “lynching” fue recogido por el diccionario inglés; después el DRAE   registró la palabra  “linchamiento”  como la ejecución tumultuaria de un reo.

Masoquismo: Vocablo que define una desviación sexual en la que se siente placer al ser ultrajado. Tomó su nombre del novelista austríaco Sacher Masoch, quien gustaba de imprimir ese comportamiento a sus personajes. Más tarde el DRAE extendió esa complacencia por el maltrato y la humillación a otros aspectos de la vida humana.

Boicot: Palabra derivada del apellido de Charles Boycott, un administrador inglés, que por su conducta avara e intransigente, sufrió como castigo un aislamiento socio-económico. El “Time” fue el primer medio gráfico en acuñar ese término como una estrategia para corregir conductas impropias sin violencia física. En español, fue registrado por DRAE con el término “boicot”.

 Actualmente, para los argentinos,  la palabra linchamiento alcanzó gran notoriedad tanto en el habla familiar como en el lenguaje mediático y el discurso oficial. Pero lo realmente  cierto y lamentable es que su protagonismo proviene de una ola de violencia instalada en la sociedad y de una reacción colectiva e  inmediata frente a la indefensión y al  desamparo que genera la ausencia de un Estado de Derecho.  

El masoquismo cívico, por otro lado, es una práctica que ya tiene larga data en nuestro imaginario  colectivo. Los argentinos nos ufanamos de ser dueños de un país lleno de riquezas naturales; pero, sin embargo, nos conformamos con asumir una ciudadanía postergada. ¡Soportamos la inflación, la inseguridad,  la mentira, los impuestazos, el cepo cambiario, las candidaturas testimoniales y cuántas penurias más!    

Tal vez si amenazamos con un boicot electoral, podremos negociar unas elecciones a la altura de lo que deseamos: ¡Una verdadera República!

Sería cuestión de exigirles a los candidatos presidenciables que se despojen de caretas, y discursos populistas y comprometan su honra y su gestión  al servicio de la patria. 

 

 

 

 

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Sin categoría


Comentarios

  1. Excelente!!!!! muy claro, fácil de entender. Gracias por darnos la oportunidad de poder leer algo asi, ya lo estoy compartiendo.-

  2. Excelente!! De los mejores que he leído! Esta muy bien explicada la situación que está viviendo Argentina. Espero que todos podamos entender que con las palabras y el voto uno puede aprender a respetarse a sí mismo y a la patria, y de esa forma estamos eligiendo vivir mejor.
    Muy interesante también saber de donde vienen esos términos.

  3. Me encantó la publicación, sinceramente no conocía el origen de esos términos y debo admitir que el significado de los mismos no era de mi completo conocimiento. Estoy muy de acuerdo en cuanto a esa forma de entender la razón de estos sucesos violentos que se han presentado en este país, no es más que el resultado al que lleva una sociedad que cada vez presiona más a la irracionalidad de sus miembros. Un gusto poder leer sus escritos. Saludos.

  4. Exelente publicación, como ex docente te comento: ¿no convendría incorporarlo en la educación primaria y secundaria? porque la falencia de información de este tipo y otras, en la pobre educación de hoy es es deprimente.-

  5. Gracias por ilustrarnos con los orígenes de estas palabras. Muy educativo el blog en general. Sería interesante que siguieras con otros orígenes linguísticos.
    Una duda que siempre tuve y humildemente creo que podría tener un artículo, es poe qué razón después de la letra “Q” indefectiblemente va una “U” que no tiene sonido alguno.
    Si pudieras responderlo, creo que nos sería intersante a más de uno.
    Desde ya, muchas gracias por tomarte la molestia de leer nuestos comentarios.

    • La letra q fonéticamente suena /k/ y siempre va acompañada por una “u” que no tiene sonido vocálico sino que es muda en las sílabas que y qui . No hay una razón lógica porque la lengua es un sistema de signos que se relacionan en forma arbitraria. En este caso, esta es la regla para la formación de las sílabas con la letra q.
      Espero haberle sido útil mi explicación, Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *