Hay un pueblo que saldrá a la calle sin saber de qué se trata.

untitled

“El pueblo quiere saber de qué se trata” es la frase emblemática que resume la inquietud de aquel gentío frente al Cabildo de 1810. Adornado con la lluvia, los paraguas y las escarapelas de French  y Beruti, aquella muchedumbre pasó a formar parte de nuestra historia e inmortalizó su imagen en los libros, revistas escolares y calendarios patrios.

Otros contextos y otras valoraciones se instalaron a partir del Bicentenario,  por eso  hay un sector del pueblo que volverá a ocupar los espacios públicos  aunque esta vez creerán saber erróneamente de qué se trata.

 ¿Dónde está la falacia?    En el engaño placentero que les produce la ignorancia.

En no saber de esfuerzo sino de ocio destructivo. La delincuencia y la droga se extienden  como una niebla voraz que no distingue entre el bien y el mal.

En no saber de dignidad sino de comodidad. Los planes, los subsidios, las prebendas son la carnada y el anzuelo del cual quedan sujetados.

En no saber de ciudadanía sino de masas. Son enjambres, bandadas, cardúmenes o jaurías transitando por sendas de chatura y opacidad.

En no saber de participación sino de militancia. Los ciudadanos participan, acuerdan y disienten. Las masas sólo acatan para tener el estómago lleno y el consumismo banal a su alcance.

En no saber de crítica constructiva sino de obediencia debida.  El pensamiento crítico es privilegio de los que se educan, estudian, se esfuerzan y aprenden a ser libres de cualquier yugo imperante que amenace sus derechos individuales y la soberanía de la patria.

El pueblo que inundará las calles del 25 de mayo no saldrá, movido por la inquietud y el interés  de saber de qué se trata como en aquél histórico 1810, no saldrá a participar o a contemplar un desfile de estudiantes abanderados, marchas patrias y banderas celestes y blancas.  El pueblo que salga a las calles agitará otras pancartas, saltarán y  gritarán al unísono otros cantos y probablemente no habrán tenido nunca noticias acerca del Tedeum  ni  del Primer Gobierno Patrio.

 

 

 

 

 

 

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

  1. Pensamiento critico es de los que se educan… donde? Con quien? Porque en el distrito electoral mas grande del país, no hace falta siquiera tener un profesorado para ejercer la docencia, con solo pasar por la puerta de una SAD con DNI es suficiente.
    Van a las escuelas por la obra social, no son profesionales, es una Bolsa de Trabajo no una profesión y tienen el aval de gremios y funcionarios.-
    La mejor manera de no saber de que se trata.

  2. bien lo dice el tango,es lo mismo un burro que un profesor?ASI ESTAMOS,dejando de robar,y regalar ,lagos,cerros ,tierras,y aministrar por derecha,en poco meses ,somos los destacados en el mundo,APRENDI UN OFICIO,SER RESPOSABLE,COMO UN FAVALORO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *