Campanella, La noche de la usina lo está esperando

Sacheri

La pluma de Eduardo Sacheri me resulta premonitoria en la Noche de la usina porque nos habla de la construcción de una bóveda, de dinero enterrado, de estafas a los ahorristas de buena fe, de búsqueda de justicia. Todos ellos temas de absoluta vigencia en la Argentina actual.

Por otra parte, la obra no sólo es una narración folclórica, una anécdota pintoresca; es también un espacio de reflexión en el que inevitablemente, al leerla, nos sentimos involucrados.

¿Los hijos de puta, interiormente, se reconocen como tales o para ellos su conducta es sólo un mecanismo de defensa frente a los demás? Un polémico interrogante que se desprende de sus páginas.

Y, fuera de la ficción, una acertada pregunta para ser respondida por  todos y cada uno de los imputados y procesados que hoy tratan de justificarse frente a una  sociedad estafada y a una Justica acosadora.

La noche de la usina es ganadora del Premio Alfaguara de novela 2016. Elegida por un jurado internacional que no sólo supo apreciar del escritor la frescura de su prosa, la profundidad y la humorada de sus diálogos, la ingenuidad y la perspicacia de sus protagonistas, sino también ha podido captar la esencia de su contenido, la impronta que  caracteriza a los argentinos.

La noche de la usina es una novela amena y emotiva, un testimonio de época que no debe pasar inadvertida para los amantes de la ficción literaria. Y también puede resultar una buena opción para aquellos que desean iniciarse en el hábito de la lectura.

Además es una novela sugerente para un guión cinematográfico, una obra que invita al    director  Juan José Campanella poner atención nuevamente en la pluma de Sacheri, porque es muy factible que un nuevo éxito de pantalla  esté esperándolo en las páginas de esta obra.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Sin categoría


Comentarios

  1. *** SPOILER ***
    Si no la leiste todavía, no sigas!
    Me gusto la novela, coincido con el comentario. Lo que me parece muy rebuscado y fuera de lógica es el mecanismo para violar la boveda. En un lugar sin señal de celular hubiera sido mucho más razonable, sencillo y rápido buscar y eliminar la comunicación telefónica en lugar del rebuscado mecanismo para cortar la alimentación de energia eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *