Obama sufre el ajuste y se resiente la política

Obama está molesto Teme que la cerrada política que le ofrecen los republicanos desde la Cámara de Representantes le ahogue su segunda presidencia y lo sometan de nuevo estas medidas conservadoras en una nueva recesión.

“Estos meses que vendrán serán complicados” dijo Obama a la prensa. “Algunos asesores me han dicho que este nuevo paquetazo de ajuste podría costar 750.000 puestos laborales . Esto ya no tiene sentido, ya hemos bajado 2.5 trillones los gastos para los próximos 10 años, no entiendo a los republicanos del Congreso que no aceptan lo que la mayoría ha votado” dijo el presidente Obama el viernes en conferencia de prensa. Horas más tarde ratificaba vía un decreto un pedido a la administración federal para que reduzca en 85.000 millones de dólares los gastos, ya que por los techos de endeudamiento fijados por ley y las leyes de control anual, su gobierno aún debe aplicar más ajustes. “Lo sufrirá la clase trabajadora, la clase media, habrá empleados federales que recibirán descuentos en sus sueldos, habrá despidos, todo esto se puede evitar. Ya verán como día a día emperoraremos con este error” dijo Obama.

Los republicanos no han querido bajo ninguna forma ajustar ningún impuesto. En esta oportunidad no negociaron y a rajatabla obligaron al presidente a practicar otro severo ajuste. El impacto se verá en planes sociales, en aspectos de ayuda a los inmigrantes, en  áreas de Defensa, y hasta en la educación. Será a nivel nacional y muchas administraciones estaduales ya están hace días calculando el impacto.

Aún no se sabe cuales serán totalmente todas las áreas afectadas y todavía Obama intenta todo tipo de contactos con el Congreso, inclusive hasta para fijar prioridades en estos ajustes.

“En el Congreso hay sentido común en algunos sectores, yo sé que ellos estarán de acuerdo que no podemos salir de una crisis y meternos en otra” dijo Obama. “Tenemos que arreglar ésto urgentemente”. Se sabe que EE.UU. con una deuda trillonaria (16 trillones), está pasando por un momento complicado. Pero lo que nadie quiere es caer nuevamente al vacío justamente al tratar de desactivar el problema.

Se notan en Estados Unidos cambios muy fuertes en su política internacional, en la salida de conflictos armados, en ajustes en sus programas de defensa, pero Obama insiste que es necesario trabajar en la infraestructura, para poder así preparar con ciencia y tecnología, y buena educación, a las futuras generaciones. “Necesitamos un tratamiento razonable, justo”. Obama con sus palabras le dice a los republicanos: no me ahoguen más con el presupuesto y ayudenme a recaudar más de las empresas, las cuales no sólo están incorporando a cuenta gotas, sinó que además han tenido balances excelentes en los últimos tiempos.

Si el país entra en una situación de inestabilidad social, de despidos, de un Estado perplejo por falta de dinero, la gran pregunta es que harán los republicanos cuando note el público norteamericano que por tanto apretar a Obama con el control de gastos, finalmente estos mismos legisladores republicanos conservadores serán culpados por “un exceso de oposición”. Los demócratas también elegidos para gobernar, serán corresponsables, porque de ellos depende explicar el problema y lograr consensos. La cuesta abajo no era lo que Obama quería. Y la sociedad votó por una mejora, no una nueva lágrima.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Sin categoría


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *