Disposición final

Martin A. La Regina… problema de los desaparecidos, en su opinión, no encuentra salida: no tanto por la quema de archivos sino por el método mismo de la represión, que delegó en los jefes o comandantes de cada zona la decisión de qué hacer con cada uno de los detenidos.

Entiende que no había ni podía haber un registro de los desaparecidos a nivel nacional porque el jefe de Zona “absolutamente no” tenía la obligación de informar a la cúpula del Ejército o del gobierno de cada persona que había hecho desaparecer. Agregó que los militares no cambiaron el método de Disposición Final por la creación de leyes y juzgados especiales contra la guerrilla, más rigurosos, similares a los que existían en la dictadura de Alejandro Lanusse, porque se “dieron cuenta tarde” del error recién “en 1977, 1978, 1979, cuando empezó la campaña (de reclamos) a extenderse a todo el mundo”.

“Este problema no tiene solución. No – tie- ne – so – lu – ción. Van a ir llenado las cárceles con viejos de 70 a 100 años y ahí va a quedar, y van a ir muriendo, muriendo, muriendo, muriendo. ¿Qué van a decir? ¿Qué pueden hacer? ¿Proponer un holocausto de todos los oficiales a partir de la promoción 73? ¿Qué pueden hacer más que decir: “Soy responsable de todo lo actuado en mi jurisdicción” o “Todas las órdenes impartidas en mi jurisdicción las impartí yo, soy el responsable?”, afirma.

Una solución podría ser que los jefes militares elaboren una lista con los nombres de todas las personas asesinadas cuyos cuerpos fueron desaparecidos, indicando el lugar donde quedaron esos restos. No los traería de vuelta a la vida y probablemente no calmaría a los organismos de derechos humanos más radicalizados o encolumnados…

Título: Disposición final. La confesión de Videla sobre los desaparecidos.
Autor: Ceferino Reato.
Editorial: Sudamericana
Publicación: abril de 2012.
Páginas: 320.
Precio: $109.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Argentina, Historia, Periodismo Etiquetado


Comentarios

  1. YO NO QUIERO FESTEJAR, PERO ES MÁS FUERTE QUE YO, O PUEDO AGUANTARLO, VIVAAAAAAA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ SE MURRIÓ UNO DE LOS MÁS GRANDES HIJOS DE PUTA QUE JAMÁS HAYA EXISTIDO EN LA HISTORIA DE NUESTRO PAÍS.

  2. Pingback: Últimas fotos de Videla en prisión ‹ SudamericaHoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *