El poder del juego

El poder del juego

El 23 de diciembre Bouer envió el proyecto de ordenanza. En Nochebuena pasó a las comisiones. Los ediles encontraron un detalle: lo enviado por el intendente también dejaba la puerta abierta para la instalación de casinos, también prohibidos. Ese artículo se recortó.

Como suele suceder con los temas que la política busca esconderle a la sociedad, el proyecto debía tratarse antes de terminar el año, más específicamente, entre Navidad y Año Nuevo.

El 29 de diciembre se debatió hasta la madrugada y se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta el 14 de enero de 1993. Aquel día, las comisiones de Interpretación, Comercio y Planeamiento Urbano enviaron dos despachos, uno a favor y otro en contra de los bingos. El primero fue firmado por concejales del peronismo, la Ucedé y ex intransigentes. El segundo lo firmaron los radicales, la Unidad Socialista, el Frente Grande y el Partido Federal.

A pesar de la negativa inicial, durante la votación se produjo un episodio que permitió la aprobación del proyecto: la ausencia de concejales de la UCR. En el concejo había veinticuatro radicales: si todos ellos se hubieran presentado, el oficialismo no hubiese alcanzado los números suficientes. Y, en caso de empate, el encargado de definir la cuestión habría sido el delarruista Carlos Louzan, que estaba en el lugar del Presidente de la Cámara, el peronista Rollano (que a su vez había reemplazado a Bouer, de viaje).

Guillermo Franco, del Partido Federal, fue el más duro contra el proyecto. Primero citó un proyecto ley de la década del cincuenta, “que establece claramente la prohibición de los juegos de azar en la ciudad de Buenos Aires”, aclarado y ratificado por una resolución de 1992.

La instalación de bingos, dijo, “puede abrir las puertas de Buenos Aires a los capitalistas del juego y todos sabemos que el juego trae alrededor suyo corrupción, conductas antisociales, prostitución y drogas”.

La votación terminó 25 a 23. Dieciocho radicales votaron en contra del ingreso de los bingos. Cinco radicales nunca aparecieron (el sexto, Louzán, presidía la sesión). Ese mismo día…

Título: El poder del juego
Autores: Federico Poore / Ramón Indart.
Editorial: Aguilar
Publicación: mayo de 2014.
Páginas: 250.
Precio: $130.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.
Publicado en Argentina, Política Etiquetado , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *