La soledad de la reina

soledad_reina

 

-Buenas tardes.

Y también siguió la unión compacta entre los tres hermanos, a los que a veces se unía Tatiana, ¡su madre se había vuelto a casar con Raymondo, su príncipe italiano, y vivían en un castillo algo lúgubre a las afueras de París! A Tatiana le gusta la vida en Tatoi; era la mejor amiga de Sofía y tenía su propio cuarto.
Nadie más formaba parte del círculo íntimo de los príncipes de Grecia; vivían muy aislados, lo que contribuía a convertir a Sofía en una personita algo huraña y retraída, como confiesa ella misma:

-Yo era introvertida y desesperadamente tímida, me daban miedo los extraños, lo inesperado.

He preguntado a la reputada psicóloga María Jesús Álava por la personalidad de la reina, a la que conoce muy bien, y me ha respondido:

-La personalidad se forma antes de los seis años. Un niño necesita seguridad, ¡ver siempre las mismas paredes! ¡Exactamente lo que le faltó a Sofía! Y buscó esta seguridad en sus hermanos y en sus padres, aferrándose de forma desesperada a ellos para salir adelante. Se refugió en el núcleo familiar más estricto, que luego trató de reproducir en su propia familia. Su timidez, ese temor a lo desconocido, hunde sus raíces en los largos años de exilio y desarraigo.

Nursi la miraba muchas veces con cariño, pero también con algo de preocupación. El rostro de Sofía, antes fino y delgado, se había vuelto más rotundo, con una mandíbula fuerte que denotaba voluntad; tenía casi siempre la mirada baja, y cuando sacaba a pasear su sonrisa se iluminaba no sólo su rostro, sino la habitación entera.
Pero aun para los ojos abstraídos en grandes cuestiondes de Estado, como los de Federica, por no hablar de sus disquisiciones sobre física nuclear, se hizo evidente que la educación de Sofía era muy incompleta. Además vino a añadirse una preocupación suplementaria:

 

 
Título: La soledad de la reina. Sofía: una vida.
Autor: Pilar Eyre.
Editorial: El Ateneo.
Publicación: 2013.
Páginas: 526.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

  1. Es, fundamentalmente, arrobadoramente femenina, virtud trascendental en
    una mujer. Sus genes de recato y fineza se los transmitió a su hijo Felipe.
    Su desgracia fue haberse enlazado con un gallego más bien brutazo,
    inservible, holgazán dedicado a las motos y la caza de elefantes (vaya hobby!),
    cuyos genes los heredó su hija, que entre ella y su marido protagonizaron
    uno de los hechos de corrupción mas detonantes en la España actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *