El Último Viaje

5 comentarios en “El Último Viaje

  1. Tristeza al ver como se tiran a la basura 100 años de historia….pueden mantenerlos como atractivo turístico arreglándolos y conservando parte de nuestra Historia. No entiendo como el “progreso” tira abajo lo que es valioso, sucede en toda la Argentina, podría ésta ser un monumento a nuestras tradiciones si se conservaran como en otros países lo que hace a la cultura de nuestro querido País, tan vapuleado por gente mediocre….:(

  2. Extrañaré tu silueta apreciendo en la curva de Congreso, para volver a casa después del colegio.
    O ansioso tus luces saliendo de Primera Junta para no llegar tarde a mi primer trabajo.
    Compañero perpetuo recordaré tus inconfundibles ruidos, tus luces, tus puertas, tu freno y tu arranque.
    Con vos se van recuerdos de mi infancia, mi adolescencia, mi juventud, mi vida y tantas compañias.
    Adios viejo y querido subte.
    Un día antes de tu despedida, en silencio dentro de tu música, miles de recuerdos viajaron en mi mente de Plaza de Mayo a Primera Junta .
    Gracias

  3. En este subte.jugué con mi nieto, sentados en el primer bagón que íbamos en el tren fastasma recorriendo los túneles, y cuando las luces titilaban se tomaba fuertemente de mi cuerpo y decía Huy abu!
    y nos reíamos juntos (nunca lo olvidaré) esos momentos de felicidad también me dió el subte A , y sus viejos bagones a los cuales voy a estrañar.

  4. El último viaje me recuerda que es muy triste ver como el tiempo pasa, y lo que antes te gusta ahora ya te es indiferente, como es posible que lo seres humanos olviden tantas cosas, sus tradiciones y costumbres. Y los desechen, sin pensar que están perdiendo una parte de su vida.
    El último viaje, es cambiar lo que tenías por nuevas cosas.

    • Yo pienso que no es olvidar…quién podría olvidar el pasado con todas esas maravillosas cosas ,con sus vivencias (buenas y de las otras), es solo avanzar porque la vida es eso ,ir para adelante, ir al futuro, abrir ventanas! y encontrarse con nuevos acontecimientos, sino solo seríamos estacas olvidadas que con el tiempo desaparecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *