Hebe de Bonafini se calza el delantal y cocina contra el capitalismo

6 de agosto del 2008 | 1 Comentario

“La comida es lo que más tiene que ver con la política”. Así arrancó la primera clase del curso de cocina que dicta Hebe de Bonafini, desde el martes y hasta fin de año. Vestida de negro con un chal rojo que hacía juego con el collar y las uñas también rojas, la titular de Madres dio cátedra ante unas cincuenta personas que fueron a seguirla al Espacio Cultural Nuestros Hijos, donde funcionó la ESMA. Y disparó contra todos.

Sin su pañuelo blanco (se lo regaló a Cristina Kirchner), pero con la actitud provocativa de
siempre, Hebe habló de cómo revalorizar nuestra cultura a partir de la comida casera y típica de nuestra región. Primero criticó a Monsanto, la multinacional que provee las semillas y agroquímicos para sembrar soja transgénica. Después le reprochó a Doña Petrona por “cocinar carísimo” y por “meternos cosas en la cabeza”.

Luego se indignó con “los artistas que hacen propagandas de mierda vendiendo cualquier producto”. Entre otras cosas, dijo: “nos tenemos que bancar a Soledad Pastorutti gritando”, “a los que recomiendan tomar esos yogures para ir de cuerpo”, y criticó al canal de cable El Gourmet “porque cocinan cosas estrafalarias”.

Finalmente, culpó al capitalismo consumista por destruirlo todo: “La televisión y los supermercados nos hicieron pelota un montón de cosas”.

Escolatada por Teresa Parodi, que la acompaña en sus actividades -mate correntino en mano-, Hebe propuso que el espacio que quedaba inaugurado sea “alegre, divertido y hasta irónico, si querés”.

Sin embargo, para los que querían verla cocinar, Hebe recurrió a una táctica televisiva, porque para agarrarla con las manos en la masa habrá que esperar hasta dentro de dos o tres semanas. Cuando llegue el día, sí, irá con sus ollas y sartenes y hasta aseguró que convocará invitados especiales para que enseñen sus recetas. El objetivo, dijo Hebe, es llegar a “cocinar una muy buena receta socialista”.

Se retiró un rato después, tras firmar autógrafos a sus alumnos, una mezcla de seguidores militantes y curiosos gastronómicos, como Muy buen provecho, que aprovechó la ocasión para preguntarle cuál es la comida que más le gusta.

Nota: Perfil.com

1 Comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

  1. Mónica dice:

    Una pena lo de la Sra. de Bonafini. Es triste tener que trabajar de cualquier cosa para poder ganarse el pan. Sobre todo, cuando se desconoce absolutamente un tema, como lo demuestran sus pobres declaraciones sobre gastronomía y economía doméstica, materias sobre las cuales la Sra. Petrona de Gandulfo sabía y aconsejaba con prudencia. La Sra. Bonafini descalifica lo que no conoce, pero ese suele ser un tremendo defecto del ser argentino.

Disculpa, los comentarios se han cerrado para este post.