Oca a la Cubana (Hilda Molina, parte II)

15 de abril del 2010 | 2 Comentarios

“¿Y esto qué cosa es?”, le preguntó Hilda Molina al hombre que estaba en la puerta de su casa en Cuba con un paquete enorme y congelado entre sus manos. La respuesta que escuchó le dejó la boca abierta: “Se lo manda el comandante para que lo cocine”.

Fidel Castro le había enviado una oca de regalo y ella no podía creerlo: “Hacía tiempo que no veíamos un animal tan grande congelado. No sabíamos ni lo que era, pero nos sirvió para cocinar y comer durante varios días”.

Ese no es el único recuerdo culinario que tiene Hilda Molina de los años en que todavía no se había enfrentado al régimen y se sentaba a la mesa del comandante como una invitada de honor. También se acuerda de los banquetes que ofrecía Fidel Castro; de las anguilas, las angulas, los erizos, los huevos de codorniz, la merluza negra, y de las peleas por no querer comer “esa comida de millonario”.

Imagen de previsualización de YouTube

2 Comentarios

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

  1. Muy buena la nota a Hilda Molina. Pero quiesiera hacerle una pregunta a los de perfil: Porque en todas las notas esta Sra esta siempre con la misma ropa?
    Es acaso una especie de uniforme o es siemore la misma nota cortada en 10? A ver si alguien le regala un pulover a lapobre Sra.
    Cuando discutimos la autoría de la caída del muro de Berlin y de todo el diabólico sistema que mantenía a millones de individuos esclavizados en el este de Europa, muchos de ustedes dan muchas respuestas. Algunos dirán que fueron Reagan o Margaret Thacher. Muchos dirán que fue Juan Pablo II o el mismísimo Gorvachov.

    Para mi,los verdaderos responsables de la caída del muro fueron los sufridos ciudadanos del socialismo real los que, martillo en mano, desmontaron el brutal paredón que los separaba de una sociedad más libre.

    Lamentablemente nuestros paises siguen viejas recetas dignas del mismísimo Demonio, encarnado en Fidel Castro y Chavez, para dar a un nuevo movimiento con un neologismo mio: el narco-populismo-patoteril. Hoy por hoy, pese a que el marxismo supuestamente no debería tener ninguna influencia, los peronistas y el FPV secundan su filosofía.

    Con pocas excepciones parece que toda latinoamerica acepta la premisa básica del marxismo: la explotación. Saludos, MyE.

  2. Mariano T. dice:

    Es la contrapartida de lo anterior.
    Las vicisitudes diarias par comer, el racionamiento temporario de la comida que lleva 50 años, no corre para los miembros de la nomenklatura.

Disculpa, los comentarios se han cerrado para este post.