Cultivar el espíritu para alcanzar la plenitud

En los tiempos que corren es muy común que las presiones y obstáculos que vamos teniendo nos generen un estado de desgano, falta de entusiasmo y desánimo, dado el estilo de vida acelerado que fuimos adoptando con los siglos. Lo importante para poder sobrellevarlo es entender que esas situaciones forman parte de nuestra naturaleza, como también aprender a aceptar lo que nos toca, reflexionando sobre ello y tomándonos un tiempo para analizarlo día a día sin tomar decisiones apresuradas impulsivamente.

Desde la perspectiva filosófica del Yoga, es fundamental fortalecernos espiritualmente para poder, luego, expandir ese bienestar al plano físico y mental del ser humano*. Esto significa que muchas veces los problemas de salud que podemos llegar a tener y su recuperación dependen en gran medida de cómo nos sentimos en este aspecto, además de otros factores externos.

Sabiendo esto y teniendo en cuenta la gran importancia del espíritu, nuestra tarea desde el Yoga es cultivarlo a través de técnicas entre las cuales se encuentran la meditación, la relajación, las posturas, la respiración, la armonización energética y los mantras -oraciones en sánscrito que nos permiten liberar nuestra mente y renovar la energía.

Lo principal para poder pasar por este proceso es tener la voluntad para hacerlo y tratar de estar lo más predispuestos que podamos, ya que en muchos casos es complicado debido al contexto y las circunstancias de cada persona. Como les he recomendado anteriormente es necesario hacer un esfuerzo para cambiar los pensamientos negativos por otros positivos, de esta manera llegará un punto en el cual nuestra mente se adaptará a ese optimismo y nuestro cuerpo captará también ese mensaje favoreciendo nuestra salud y bienestar.

*Podrán encontrar mayor información en la nota “Yoga para relajarnos”: http://blogs.perfil.com/stress/2013/01/05/yoga-para-relajarnos/

NAMASTE

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *