Les cuesta desconectarse

Me encontré con dos fotos de presidentes de vacaciones: el francés y el inglés. Uno en su país y el otro en Mallorca. Sus looks dejan claro que lo mejor que saben llevar es el saco y la corbata. Siempre correctos en su función, vacacionando no parecen cómodos.

La chomba del francés Hollande parece prestada de un amigo japonés que practica sumo y la camisa y los zapatos del inglés son tan poco decontracté como su jean que acaba de sacar de la bolsa de la tienda.

Las mujeres parecen más relajadas, aunque el vestido de Samanta Cameron puede adaptarse a la agenda oficial. Señores, a desconectarse! que si no cuando dejen sus puestos les va a dar “el síndrome del coche oficial” y no van a saber cómo disfrutar de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.


Comentarios

  1. Te diría que este problema no es sólo de políticos sino también de muchos hombres que sienten al traje como segunda piel y a la ropa casual como una incomodidad (y también existe lo contrario: hombres amantes del look relax que cuando se ponen una corbata tardan un año en hacerse el nudo porque “les ahorca”).
    Yo les recomendaría un asesor de imagen aún cuando se van de vacaciones. Uno nunca sabe dónde puede aparecer un flash delator.
    Saludos!

  2. Dudo que les interese mucho (por no utilizar una frase mas gráfica). Respectoa la lectora que les recomienda buscar un asesor de imagen, roguemos porque los cráneos del marketing, no vuelvan a los hombres esclavos de las “tendencias” y la constante ocupaciónd ela apariencia. Ya somos esclavos de nuestras mujeres y del trabajo, necesario para pagar los gustos que, por lo general, no costean ellas mismas.

  3. Francia está pasando una etapa de “rigueur” es decir, de ajuste económico. En esta situación lo que menos le pediría a Hollande es que se vista bien, sino que gobierne bien y saque a su país de la crisis económica y social. No creo que los franceses lo hayan votado para que se ponga linda ropa. La frivolidad se la dejamos a la presidenta argentina, que aunque le expliquemos que el país se hunde a nivel económico y social sigue en su nube de cristal esfumado-porque ve y vive una realidad totalmente deformada-.