De Angeli, de chacarero sin un diente a galán maduro

El post nº 50 no está dedicado a una mujer, como la mayoría de las entradas de este blog. Pero demuestra que la indumentaria está íntimamente relacionada a lo que la persona es. Y los cambios en la vida de las personas  se expresan, tarde o temprano,  en el vestir.

sindiente Hace menos de un año y medio, la televisión mostraba a un verborrágico hombre arengando en medio de una ruta entrerriana. “El que le falta el diente”, era el santo y seña de Alfredo De Angeli por ese entonces.

Allí surgió el primer romance: el de las cámaras con él y el de él con las cámaras. Veíamos hasta el hartazgo las fotos que mostraban a un “chacarero” hecho y derecho: sweater de bremer, camisa y pantalón de vestir que le agregan años a cualquiera si no están dentro de un look bien pensado.

sweatercuelloQuien ha recorrido el interior sabe que ese es el look de un hombre que trabaja en el campo: cara colorada y manos callosas que no es lo mismo que el de un hombre con campo que vive en Recoleta y usa camperas de gamuza, mocasines que rara vez se llenen de tierra y cuentaganados. Como se dice habitualmente “no todo el campo es igual”: ni a la hora de estudiar las retenciones ni a la hora de vestirse. De nuevo, la moda es un reflejo de muchas otras situaciones.

La situación de este hombre ha cambiado vertiginosamente: antes trabajador del campo y ahora un referente del sector para los medios.

Su look acusa recibo: De camisas lisas de vestir compradas en alguna  tienda de Gualeguaychú a camisas de una marca identificada con los rugbiers. Pantalones pinzados de grafa o jeans, chaleco…blazer azul para ir a campera1comer a lo de Mirtha, el cuello prolijamente acomodado.

Podrán decir que detrás de este cambio hay una marielaallaixella2mujer: su novia desde hace siete meses, Mariela Allaix, nada menos que una diseñadora de modas. Oh casualidad, la colección de este invierno se llama “La Delfina”, como la mujer del caudillo entrerriano y líder del federalismo Pancho Ramírez. ¿Identificación quizás?. Es probable que ella influya, tanto como la exposición mediática de este hombre que pasó de “el chacarero sin el diente” a sex symbol para muchas señoras.

¿Usted qué opina?