Carla Peterson, en la piel de Sol Pells, es el nuevo ícono de moda de las argentinas

Carla Peterson demuestra que nunca es tarde no solo para cambiar de estilo, sino para imponerlo. Una vez cumplidos los 30, la actriz logró, además de destacarse en la televisión en la que hace años trabaja, ser un referente de moda. Cambiada desde su último éxito en Lalola, en la piel de Sol en Los Exitosos Pells, derrocha buen gusto.

En una fauna mediática en la que abundan las curvilíneas veinteañeras, la nueva Peterson se planta sin cirugías ni un escote exuberante. Un estilo que, gracias a sus vestuaristas en Los exitosos Pells la ha colocado en el centro de la escena del glamour.

Su corte de cabello, de Lamenza, es el centro de una estética muy cuidada: Maquillaje suave pero impecable, tailleurs clásicos pero con un toque retro, vestidos románticos al estilo fifties, faldas lápiz e impolutas camisas.

Accesorios, pocos accesorios pero bien pensados. Si hay aros, no hay collar, si hay gargantilla de plata al estilo Tiffany´s, se omiten otras piezas. Infaltables gafas enormes estilo retro. El calzado: tacos altísimos con media plataforma y peep toe (dedito al aire) y bolsos enormes o pequeños sobres vintage.

El look de Sol Pells, su personaje, es inobjetable. Pero cuando Carla Peterson se presenta en algún evento social tampoco defrauda. Como en las entregas de premios de este año (fue elegida por Carolina Herrera para usar uno de sus modelos) o creaciones de la porteña El Camerín. O en el casamiento de su amiga en el Uruguay al que fue acompañada por su novio francés. Todo hace pensar que ese look llegó para quedarse porque es innegable que no podría sentarle mejor.